Gobernadores acalambrados

Por Jesús Nevárez

Los que no somos afiliados a Morena, pero creemos que el país necesita un cambio, coincidimos con el proyecto de la 4T, del presidente Andrés Manuel López Obrador. Queremos destacar dos posicionamientos que hizo en su ejercicio mañanero esta semana el presidente.

1.- En el modelo político que culminó el 2018, el método perverso para negociar, era la compra, la represión, el chantaje o el intercambio.

Cuando al presidente en turno, le interesaba sacar adelante algún acuerdo o ley, ponía a trabajar a sus operadores que podían, en el caso de Peña Nieto ser: Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones, Rosario Robles, Gamboa Patrón, Emilio Lozoya, o quien fuera presidente del PRI. Claro que Fox, Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, como suele llamarlo Noroña, y todos los que los antecedieron, tenían los llamados operadores, que llevaban en sus alforjas, todo un catálogo de ofertas para negociar, a veces solo pacas de dinero.

Así, se disparaban cañonazos de dinero directos a diputados, senadores, dirigentes de partidos y hasta gobernadores, con los que les partían los principios, ética y no se diga compromiso con México. Ejemplos son decenas y quizá cientos.

En materia política las posiciones estaban negociadas hasta tres años antes, claro, a espaldas de los ciudadanos. Las cosas cambian, en torno a la reforma eléctrica que se someterá a consideración del poder legislativo, el presidente dijo: “no habrá negociaciones”. Claro mensaje que el método del “cochupo” terminó. Las iniciativas se deben considerar en atención al interés social y no a los grupos mafiosos.

2.- El otro posicionamiento fue muy contundente, al advertir el presidente a los gobernadores, que no enviará más dinero para que sigan robando. No se entregarán recursos si no hay transparencia y claridad en las inversiones. Lo gobernadores, como todos los protagonistas políticos del modelo político pasado, concebían el poder como la vía para el enriquecimiento desmedido, incluso, se acuñaron frases infames como la de “un político pobre es un pobre político”, o, “roben, pero salpiquen”, reflejo del atraco a la nación y el deterioro moral.

Los datos que se manejan son de escándalo, los gobernadores que recién dejan las gubernaturas no han aclarado el destino de 60 mil millones de pesos, los cuales pudieron ser desviados o aplicados en objetivos diferentes a os que estaban etiquetados. Los ex gobernadores con observaciones son:

Silvano Aureoles de Michoacán con más de 16 mil millones. Francisco Domínguez de Querétaro 179 millones (la cantidad menor que se registra). Jaime Rodríguez, (el bronco), Nuevo León, ocho mil 721 millones. Javier Corral, Chihuahua, 8 mil 144 millones.  J Ignacio Peralta Sánchez, Colima, 4mil 938 millones de peos. Antonio Echeverría, Nayarit, 4 mil 711 millones de pesos. Héctor Astudillo, Guerrero, 3 mil 528 millones. Juan Manuel Carrera López, San Luis Potosí, 2 mil 337 millones de peos. Carlos Mendoza Davis, Baja California sur, mil 802 millones. Jaime Bonilla, baja California Norte, de Morena, en dos años de gestión suma 809 millones. Claudia Pavlovich de Sonora, 536 millones. Quirino Coppel, de Sinaloa,304 millones. En total, ocho son del PRI, cuatro del PAN, uno de Morena y otro del PRD, los que tienen observaciones.

López Obrador manifestó que podrá enviar partidas extraordinarias para pago de salarios, esto no dejará desprotegidos a los trabajadores y a sus familias, pues la irresponsabilidad de los gobernadores, los lleva a la incertidumbre, como siempre, la hebra se revienta por lo mas delgado, ojalá esta vez no sea así. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios