Fernando Ramírez

Guacamaya y el derecho a la información

Por Fernando Ramírez Guzmán

Justo en el momento en que se debate en nuestro país el papel que debe de jugar el ejercito en nuestro país, apareció el tema del hackeo (o robo cibernético) a los equipos de la SEDENA en donde se ha sustraído información clasificada. El tema ha sido minimizado por el presidente López Obrador y por nuestras fuerzas armadas, sin embargo deberían de dar alguna explicación pública para que como ciudadanos sepamos qué es lo que realmente sucede.

Como parte de ese cúmulo de información nos hemos enterado, a través de medios de comunicación que tuvieron acceso a la información del llamado Guacamaya leaks, de diferentes temas, como por ejemplo, casos de corrupción, abusos de poder, tráfico de influencias, venta de armas a grupos criminales por parte de militares, casos de espionaje a periodistas, entre muchos otros.

El portal de noticias La Silla Rota, por ejemplo ha dado a conocer, basado en esta información, que dos exmandatarios de Durango, policías, ministerios públicos y otros servidores públicos dieron protección al llamado Cartel de Sinaloa.

Latinus y Emeequis dieron a conocer, por su parte, que militares, así como ingenieros de Pemex, han estado coludidos en el robo de combustibles en Tamaulipas, Campeche, Tabasco y Veracruz, de acuerdo con informes de la Sedena en 2018. Otro reporte, de 2022, indica que hay elementos de la Guardia Nacional y ex militares en la sustracción ilegal de combustible de Tabasco y Veracruz que es llevado a otras entidades del país.

La versión mexicana del diario, El País, publicó que al menos 42 militares han estado implicados en casos de abuso sexual dentro del Ejército. Algunos se encuentran en prisión, otros bajo proceso y a otros únicamente los cambiaron de destacamento. A varios denunciantes que reportaron abusos de esa índole, se les dio de baja.

Toda esta información, alguna relacionada con la seguridad nacional, obliga a que se discuta con mayor amplitud el papel que juega hoy en día el ejército en nuestro país. La Secretaría de la Defensa Nacional no puede ser vista como un ente aislado de la sociedad. Se le debe de exigir se maneje con total transparencia, como cualquier otra dependencia de gobierno.

No puede ser que nuestros diputados sean ignorados o destratados por el general secretario, Luis Crescencio Sandoval, luego de que lo citaron a comparecer al Congreso les respondió que si querían hablar con él que los espera en su oficina.

La postura oficial del gobierno federal y del ejercito es al parecer no hablar de los temas que son y seguirán ventilándose, a partir del hackeo del grupo Guacamaya que compartió con varios medios de comunicación.

Entre las medidas de austeridad republicana (como el dejar de actualizar softwares de seguridad para los servidores de SEDENA) y tener más actividades que realizar como la construcción a afectado su capacidad para atender su principal propósito, resguardar la seguridad nacional.

Como ciudadanos tenemos el derecho a saber con mayor precisión los temas que se han ido dando a conocer. Y nuestras fuerzas armadas, por su parte, están obligadas a manejarse con transparencia y rendir cuentas y estar bajo el escrutinio de autoridades civiles. No tienen porque considerarse a si mismos como un caso de excepción.

Botica

Reclamo. La célebre escritora y periodista Elena Poniatowska tuvo palabras de reproche para el presidente López Obrador. “Tiene que abrirse a la crítica, aceptar lo que otros dicen y aceptar que él se puede equivocar”, lo que sería “saludable” para el país y para él mismo. La autora de La noche de Tlatelolco  dijo además que sentía “tristeza y dolor” ante la actitud de AMLO que cree saberlo todo.

Otra raya al tigre. De entre los múltiples problemas que dejó la anterior Administración estatal, surgió uno nuevo. Se comprometieron a poner cerca de 13 millones de pesos para realizar obras al estadio de futbol Francisco Zarco (remozamiento de vestidores, colocar butaquería en gradas, alumbrado, entre otros) así como para pagar el sueldo de jugadores y cuerpo técnico del equipo de la Liga de Ascenso, Alacranes de Durango. Previo al duelo de repechaje, los jugadores, como medida de presión, decidieron no concentrar. Otro problema heredado que tendrá que resolver el gobernador Esteban Villegas.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
1
Shares
Related Posts