La bomba de tiempo en la UJED

Por Alberto de la Rosa Olvera

El secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), Jaime Valls, solicitó a la Cámara de Diputadas una ampliación presupuestal de cuatro mil 920 millones de pesos para 2022.

Al participar en un parlamento abierto para analizar el proyecto de presupuesto, demandó un incremento de mil 915 millones de pesos al gasto ordinario a fin de atender temas como la ampliación de la oferta.

Además, solicitó un aumento de más de 3 mil millones de pesos para fondos extraordinarios, de los cuales 2 mil 200 millones serían destinados a la atención de problemas estructurales.

Valls indicó que remontar el rezago educativo es uno de los mayores riegos para los próximos años, ya que existe una cantidad importante de jóvenes que ven limitado su acceso a educación superior.

Señaló que actualmente las instituciones de este nivel educativo registran una cobertura del 42 por ciento a nivel nacional, cifra que se encuentra alejada del 50 por ciento planteado en el Plan Sectorial y que es siete por ciento inferior al promedio de América Latina.

Advirtió que a ellos se suma el rezago regional y como ejemplo detalló que mientras que en la CDMX, Sinaloa y Nuevo León la cobertura es de alrededor el 50 por ciento, en Chiapas y Guerrero es de 22 y 24 por ciento.

Valls dijo que, actualmente, de cada 100 jóvenes de familias que se encuentran en los primeros cuatro deciles -las más pobres- 28 tienen acceso a la educación superior, mientras que la media para los últimos cuatro deciles -los más ricos- es de 77 por ciento.

El secretario general de la ANUIES afirmó que en los últimos siete años el presupuesto de las instituciones de educación superior se ha deteriorado.

Traigo todo esto a colación porque ahí viene de nuevo la crisis financiera en la UJED para el pago de las prestaciones de fin de año, afortunadamente no ha habido olas porque la parte sindical es aliada de la parte patronal, pero faltan pocos días para que se sepa la hora de la verdad en cuanto al recurso para el cumplimiento de dicha obligación.

Por otra parte, en cuanto a la cobertura educativa, la pandemia ha afectado a muchas familias en su economía y por ende en sus estudios, por lo que no hay que perder de vista si prende el movimiento que emprendió el joven estudiante universitario Jorge Newman para que no se cobren inscripciones al interior de la casa de estudios.

Esperemos para ver si el clamor del dirigente de la ANUIES tiene eco en los legisladores y se inyectan más recursos a la UJED, que lamentablemente se ha convertido en un barril sin fondo.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios