La Cachimba

ESCENARIO… Como era de esperarse, la visita del dirigente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, sirvió para que trataran de acomodarse y quedar bien algunos de los que hasta hace poco se desgarraban las vestiduras en defensa de Yeidckol y que ahora se sienten descobijados. Porras, abrazos, fotos e incluso… ¡acarreados! Lo que se lee de esta visita es que podría haber guerra sin cuartel por el botín de candidaturas para los próximos procesos electorales.

MATRACAS… Muchos militantes que estuvieron presentes aseguran que al evento llegaron varios camiones con gente de La Laguna, quienes curiosamente traían preparadas consignas y aplausos para quien los trajo; pero… esos porristas acarreados no eran precisamente morenistas, dicen.

LIDERAZGO… Por lo pronto quedó claro que ni Rosendo Salgado ni Armando Navarro tienen autoridad alguna, ninguno representa al partido del presidente López Obrador y eso es el primer paso para terminar con las disputas que tanto daño han estado haciendo al movimiento, pero… ahora hay quienes no saben si eso es bueno o es malo porque Morena en Durango se encuentra oficialmente como gallina descabezada.

REACCIONES… Hasta hace poco se decía que tarde o temprano el contagio del Coronavirus llegaría a México, lo cual ocurrió. Del mismo modo se insiste en más tarde o más temprano llegará a Durango.  Y hay dos reacciones que destacan al respecto, por un lado la insistencia en tranquilizar a la población para que no cunda el pánico, asegurando que la letalidad de la enfermedad es muy poca. Y por otra parte la conducta de la gente, en las ciudades donde se ha confirmado algún contagio, para compras de pánico de cubrebocas, gel desinfectante, etcétera.

CAMPESTRE… Decir una cosa y hacer otra, decisiones cuestionables, cotos de poder, falta de comunicación, ocultamiento de información… lo anterior parece haberse convertido en la manera de actuar de la directiva del Club Campestre al grado de generar conflicto y mala comunicación al interior con el riesgo de afectar la conducción del trabajo y los proyectos. El resultado, justo con ese argumento, es ya la renuncia de uno de los directivos, Guillermo Arce Valencia, quien fuera hasta la semana pasada el secretario de la mesa directiva y decidió no ser parte de esos enjuagues.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios