La Cachimba

ALERTA… El vocero del gobierno federal para el tema de la pandemia por coronavirus había señalado el sábado que la gente no estaba respondiendo al llamado de quedarse en casa; que la movilidad se había reducido acaso en un 30 por ciento lo cual era preocupante pues si no se cumple con el aislamiento los contagios se saldrán de control y el número de enfermos en condición crítica rebasará la capacidad de los hospitales.

DESATENCIÓN… Ayer por la noche, el secretario de Salud en Durango hizo el mismo señalamiento: la gente no está atendiendo la recomendación, las personas siguen saliendo y quienes lo hacen siguen exponiendo no solo a ellos mismos sino a todos los demás y al sistema de salud.

POR LAS BUENAS… La autoridad insiste en que no hay medidas coercitivas para obligar a la gente a quedarse en casa, pero que sí es una valoración que tendrá que hacerse. Por lo pronto, en algunos puntos no solo del mundo sino de México, parece que ha funcionado que la policía desde sus patrullas con sus equipos de altavoz señalen a los ciudadanos que andan en la calle y les inviten a ir a sus hogares.

AUTORIDAD… La intervención policiaca o de la fuerza pública sería una medida extrema que implica un estado de excepción, es decir una anulación de las garantías individuales, sin embargo una “invitación” hecha desde una patrulla en forma directa, personal, a alguien en la calle, puede tener un mejor efecto, incluso multiplicador, que una advertencia desde una rueda de prensa o con un mensaje televisado.

DRASTICIDAD… Y aunque ayer domingo la Plaza de Armas lució con menos afluencia que el fin de semana pasado, aún se pudo ver que mucha gente acudió a pasear, familias en centros comerciales y negocios de todo tipo aún abiertos. Definitivamente, si en el muy corto plazo no funcionan la buena voluntad y la conciencia, algo más enérgico tendrá que hacerse y de seguro la medida que se adopte tendrá la aprobación de la gran mayoría de los ciudadanos.

PRONÓSTICO… Hasta ahora el número de casos registrados en Durango se mantiene bajo un aparente control, no se ha disparado y eso está dando tiempo a que se habiliten hospitales y se consigan equipos; pero así como se sabía hace semanas que tarde o temprano llegarían los contagios, hoy se sabe que tarde o temprano habrá personas graves que necesiten de hospitalización.

Puedes comentar con Facebook