La cuenta regresiva

Dos fechas importantes se llevarán a cabo: la celebración del día Internacional de la Mujer el ocho de Marzo, y la convocatoria al paro de mujeres en contra de la violencia un día después, el día nueve. 

La primera celebración tiene trascendencia mundial, es día de reivindicación de los derechos de la mujer, de denuncias y exigencia. No solo las mujeres que históricamente han levantado la bandera por los derechos de género se expresarán, también hace suya la fecha organismos institucionales que realizan actos de expresión, que se olvidan al siguiente día.

El grupo de derecha “brujas” de Veracruz, ausente de la lucha de las mujeres veracruzanas, hoy es la convocante a este paro, al cual se unen universidades, empresarios, gobiernos estatales y municipales, y, por supuesto, grupos de derecha. En un programa de análisis de CNN del jueves pasado a las diez de la noche, un panelista aseguró que hay recursos de Geoge Soros, ultra conservador estadounidense para  las “brujas”

Existe la sospecha si el paro forma parte del golpe blando contra el gobierno de López Obrador, las mujeres que históricamente han mantenido la lucha se deslindan y no participarán. 

La beligerantes luchadoras históricas son las que pintan, quiebran vidrios, se cubren la cara, lo cual, para las buenas costumbres de los grupos paristas, es aberrante, feo y quizá pestilente, porque cuando se mencionan arrugan la nariz.

Es bueno decirles que hay causas por las cuales se radicalizan, sin negar que hay grupos anarquistas intransigentes. Décadas de luchar contra la violencia sin tener respuestas, décadas de que les maten y violen sin que haya castigo, las llevo a radicalizarse, lo cual asusta  a los grupos paristas, pero solo así han avanzado. 

Décadas  de ser fotografiadas para luego ser acosadas las llevó a cubrirse el rostro y para expresar que son movimientos horizontales. 

 Las Universidades se unen cuando en ninguna hay el mínimo protocolo de protección contra la violencia de estudiantes, académicas y administrativas. Las Universidades hoy alarmadas por la violencia, nunca han establecido programas académicos orientados a la de equidad de género, ni foros, conferencias, actividades culturales contra la violencia, se han negado a alentar el debate interno. Sus investigadores  nunca han abierto la boca para expresar una opinión  sobre este fenómeno. Hoy, les llego con fuerza el sentimiento por defender a la mujer, quizá más ordenado de fuera de las universidades que verdaderamente sentido.

Llama la atención  la incorporación al paro de organizaciones empresariales cuando el tema nunca les interesó. Basta decirle que muchas de las muertas y desaparecidas de Juárez, sufrieron los atentados en el trayecto a las maquiladoras donde laboraban. 

Los empresarios nunca dieron solidaridad a las madres, hijas y hermanas de estas  mujeres que aún las buscan, nunca demandaron ni en Ciudad Juárez ni en ninguna parte  protección a las mujeres trabajadores, menos hacer corredores de seguridad para ellas. Hoy,  están dispuestos a perder 26 mil millones de pesos con el paro,  según lo manifestara José Manuel López, presidente nacional de Canaco, que extraño. O no.

Puedes comentar con Facebook