La fallida unidad de Morena en Durango

En Durango el pasado viernes se llevó a cabo una reunión de Morena con la presencia de Alfonso Ramírez Cuéllar, ya como presidente nacional de ese partido y con el reconocimiento del Tribunal Electoral y del INE, como parte de una gira a diferentes estados que está realizando pretendiendo unificar y darle un nuevo rumbo al partido que se había sumergido durante meses en un conflicto interno; en lo que corresponde a Durango surgieron varias señales políticas en esa asamblea, una auto exclusión del grupo de Yeidckol Polevnsky, representada principalmente en algunos diputados locales, quienes asumen una derrota de la que difícilmente se podrán recuperar.

Otro elemento que surgió y que incomodó a liderazgos y militantes de Morena que acudieron de diversos municipios de la entidad, fueron las agresiones que hicieran grupos de personas que fueron trasladados desde Gómez Palacio por la Presidente Municipal Marina Vitela y su Sindico Omar Castañeda en contra de Rafael Palacios, en un notorio plan orquestado con gente que ni siquiera eran militantes, que fueron llevados con el propósito de aparentar ante el presidente del CEN de Morena, que la alcaldesa tiene base social y apoyo popular, cuando son conocidos los escándalos de corrupción y nepotismo por los que ha sido señalada públicamente, aunado a que la militancia de Morena está agraviada porque su gobierno básicamente está integrado por gente del PRI, PAN, PVEM y PRD.

Fué muy evidente que su encomienda era agredir a Rafael Palacios, ya que le gritaron, lo insultaron y hubo provocaciones. Palacios fué aspirante a la candidatura a la presidencia municipal de Gómez Palacio y persiste la apreciación que desde el CEN que encabezaba Polevnsky se maniobró para entregarle la candidatura a Marina Vitela injustificadamente, ya que Rafael era el aspirante que tenía el mejor posicionamiento y prestigio social, aparte de ser fundador de Morena, así que el evento que pretendía dar una imagen de “unidad” en torno a Alfonso Ramírez Cuéllar, fue deteriorado por estas acciones que representan las peores prácticas de los partidos a los que pertenecían Vitela y Omar Castañeda.

Fué notorio el gesto de incomodidad del presidente nacional de Morena porque ese grupo opacó un evento de triunfo y unidad, Ramirez Cuéllar ya se enteró de que en Gómez Palacio hay un hostigamiento contra Rafael Palacios, un militante considerado un cuadro político nacional que trae una historia de lucha en la izquierda, aunque no se puede considerar como una disputa doméstica porque ni Marina Vitela, Omar Castañeda, ni el gobierno que representan y utilizan en su beneficio y el de sus familiares, perenecen a Morena.

Puedes comentar con Facebook