La mafia del NO poder

Han quedado perfectamente claros los argumentos de la Cuarta Transformación en contra del INE; fueron expuestos de manera magistral por sus voceros, diputados de Morena y del PT, que hicieron bien su trabajo en repetir los razonamientos de Andrés Manuel López. No, ninguno de ellos aportó una sola idea propia, ya sea porque no la tienen o porque su chamba es simplemente hacer coro a los dogmas de su pontífice.

Pero los “argumentos” de Andrés Manuel, en boca de sus diputados quedaron bastante bien explicados, entendibles, transparentes y esos argumentos son… nada. Por eso tan claros.

¿Qué hacen los lopezobradoristas cuando no tienen argumentos? La respuesta es de sobra conocida: recurren al insulto.

¿Qué hace López cuando sabe que no tiene razón, cuando sabe que ha mentido o cuando no puede justificar sus acciones? Lo mismo: insultar. Es él quien ha marcado esa línea de acción para sus seguidores.

Así pues, a medida que ha avanzado el tiempo y se han venido agotando las explicaciones razonables o han quedado expuestas las mentiras, el discurso se viene llenado de descalificaciones, injurias, ofensas y calumnias. En eso han demostrado que son insuperables los principales defensores de la cuatroté.

El consejero presidente del INE Lorenzo Córdova Vianello acudió a San Lázaro a hablar con los representantes populares sobre el presupuesto para el INE y lo que ocurrió ahí lo hemos visto. El discurso de AMLO en voz de morenistas y petistas, insultos, gritos, altanería y patanería.

Debe ser muy doloroso para un presidente que presume ser admirado y querido por las masas, saber que el INE tiene más prestigio y más credibilidad que él; sobre todo cuando el prestigio de esa institución le ha permitido resistir los arteros ataques de que es objeto en esa campaña emprendida y encabezada por el propio presidente para tratar de vulnerar, de socavar y destruir al organismo.

Se han cansado de acusar al INE y a los consejeros electorales de ser antidemocráticos, de estar en contra de la transformación, de favorecer los intereses de los conservadores, de ganar más dinero que el austero presidente, de… mil cosas más. Pero sin un solo argumento válido.

Uno de los principales problemas para la 4T es precisamente el INE; el lopezobradorismo que busca a toda costa regresar a los usos de décadas pasadas, a los tiempos del autoritarismo priista, necesita deshacerse del árbitro imparcial y ser ellos mismos, el partido de estado, el árbitro, juez y parte en las elecciones. No han tenido empacho en admitir esta aspiración. La democracia les estorba, la transparencia los limita, la libertad de prensa los enfurece.

Se apoderaron de la CNDH; hoy es patético el desempeño de ese organismo encabezado por una sumisa aplaudidora del presidente. Han declarado la guerra al INAI porque un organismo que exige información y transparencia no embona con la 4T. Hoy la traen contra la UNAM, la libertad de cátedra, la libertad de pensamiento, la formación profesional, la autonomía, la universidad con todo lo que ésta significa causa una tremenda comezón al cuatroteísmo. Y así han ido contra el IFT, el INEE, la Coneval y hasta contra el Banco de México.

La FGR que sería el órgano constitucional autónomo por excelencia se encuentra toralmente sometida y se ha convertido en el instrumento de las venganzas, en este régimen basado en el odio y el resentimiento.

Con los argumentos de la 4T, que son los mimos en la tribuna del Congreso o en la mañanera de cada día, se exhiben cada vez mejor como lo que son: La mafia del NO poder.

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Anuncios