La Revolución Mexicana: combatida, ignorada y desvirtuada

Hermilo González Olivas
REFLEXIONES HISTÓRICAS

La Revolución Mexicana: combatida, ignorada y desvirtuada

El pueblo la contó en sus cantares

Pueblos precursores de la revolucion: Tomóchic, Cananea, Rio Blanco, Cuchillo Parado, Ocuila y Anenecuilco.

Permítanme preguntar a los organizadores del desfile del 20 de noviembre ¿Por qué menospreciaron al pueblo revolucionario de Durango, que participó en las filas maderistas y constitucionalistas? ¿Por qué ignoraron la verdad histórica, omitiendo las proesas de nuestro guerrillero Francisco Villa y las hazañas de la División del Norte? ¿Por qué presentaron un diálogo estereotipado entre Villa y Zapata, cuando estuvieron en palacio nacional en 1914? ¿Por qué ignoran los ideales revolucionarios que inspiraron a Francisco Villa? Lean la entrevista que le hizo a Villa, el periodista y corresponsal de guerra norteamericano, John Reed en 1913. Lean también sus memorias, escritas por Martin Luis Guzmán, para que conozcan las motivaciones ideológicas y los triunfos armados de Francisco Villa. Porque la historia es como fue, no como se quiera verla a la distancia del tiempo. Ahora recuerdo, que en el 75 aniversario de la Revolución, el gobierno mandó escribir una obra narrativa titulada “Asi fue la Revolución Mexicana”, para recordar esta gesta heroica del pueblo mexicano; pero resulta que la persona que escribió sobre la batalla de Zacatecas, hizo una narrativa tendenciosa, interpretándola desde la perspectiva huertista. No comprendo ese desprecio hacia los duranguenses que guardamos la tradición de nuestros abuelos que hicieron la Revolución; sobre todo, en un régimen progresista, como lo es el del presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le reconozco el acto de justicia que rescató el nombre del Gral. Felipe Ángeles, para ponérselo al nuevo aeropuerto de Santa Lucía.
Pasemos ahora a los cantares del pueblo revolucionario: “con mi 3030 me voy a marchar, a engrosar las filas de la rebelión…”. Este era el cantar de las tropas Maderistas, lideradas por Pascual Orozco y Francisco Villa, durante la toma de Ciudad Juárez; ” Ciudad Juárez era custodiada por los federales, los revolucionarios decían a Navarro entreguen la plaza… Ciudad Juárez tú tienes ganado un lugar en la historia de aquella batalla”.” 1914, un 10 de enero ocurrió la batalla de Ojinaga en plena revolución…la batalla de Ojinaga al fin se había consumado, Villa se fue hasta las nubes como estratega afamado” ”Francisco Villa decía, cuando estaban en reunión, mañana por la mañana tomaremos a Torreón…ensíllenme el 7 Leguas para partir a torreón, no le hace que sean muy diablos tomaremos posesión…”. Por supuesto que Villa tomó Torreón al frente de la División del Norte. “En 1913 se los diré platicando, Pancho Villa entró a Durango…Se escondían los federales, dando vuelta en cada esquina, les gritaban los villistas, viva el General Urbina…”; esta plaza fue tomada por tropas villistas al mando del General Tomás Urbina; aquí vale recordar un hecho histórico que hace justicia a dos durangueños revolucionarios, que habían sido aprisionados por ser constitucionalistas: Silvestre Dorador y el poeta Antonio Gaxiola. Cuando el General Urbina tomó la plaza, los puso en libertad y dio posesión a Silvestre Dorador como autoridad municipal del gobierno de Durango.” Ya tenían algunos días que se estaban agarrando, cuando llegó Pancho Villa a ver que estaba pasando…era el 23 de junio, hablo con los más presentes, fue tomada Zacatecas por las tropas de insurgentes”. El primer jefe del ejército constitucionalista, Venustiano Carranza, mandó a Pánfilo Natera a tomar la plaza de Zacatecas, pero como no podía, le ordenó al Gral. Villa que le mandara refuerzos; pero Villa se opuso a esta orden por considerarla equivocada; entonces él mando al Gral. Tomás Urbina y al Gral. Felipe Ángeles para que fueran a Zacatecas y previamente trazaran el plan de ataque; luego llegó el Gral. Villa con el resto de la División del Norte, revisó y modificó el plan de ataque; y como dice el corrido, el 23 de junio tomó la plaza de Zacatecas –ya en artículos anteriores he narrado las acciones más importantes de esta batalla, que terminó con el ejército huertista-; por cierto, el Gral. Ángeles rubricó este triunfo expresando “Ahí va el soldado del pueblo, cubierto de laureles de gloria”; Se refería al Gral. Villa que iba a caballo con su escolta de dorados. Sobre los combates del Bajío y la batalla de Celaya, escribiré en mi próxima colaboración, porque para conocer la verdad, se necesita saber la circunstancia y los hechos; por ahora, solo me permito citar lo que dice el corrido titulado: 80 cargas suicidas “Ochenta cargas suicidas, las ordenó Pancho Villa, en llanuras del bajío, con Obregón se batía…los Dorados no fallaron, fue el parque el que no servía – por eso el ataque a Columbus-…Villa le dice a Obregón, quisiera verte de frente, sobra uno de los dos, vente a morir frente a frente, que no se pierdan más vidas, de tanta gente inocente –Villa se opuso al bombardeo de Celaya como se lo sugirió el Gral. Ángeles-…Obregón no aceptó el reto, ese hombre reconocía, que saliendo pecho a pecho inútil jamás podría, el Centauro era hombre de armas, pegaba donde él quería”. También me pregunto ¿Por qué no hizo la narrativa de la Revolución el historiador Pedro Salmerón o Paco Ignacio Taibo II?.
Finalmente, considero de justicia hacer esta reflexión, sobre aquellas mujeres heroicas que abrazaron la causa de la Revolución y cuyos nombres han quedado gravados para siempre en las páginas gloriosas de nuestra Historia: gratitud eterna para la icónica y abnegada Adelita; para la valiente y decidida guerrillera Valentina; para la valiente y atravesada Nacha Ceniceros; y por supuesto, para la heroica y valiente poblana Carmen Serdán Alatriste. ¿Por qué ellas? Porque fueron revolucionarias de corazón, de ideales sublimes y sin propósitos políticos; que son legítimos para toda mujer, pero no era el tiempo histórico, eso pudo ser y debió ser para que hubiera diputadas en el Congreso Constituyente de 1916-1917; esa es mi opinión.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios