La universidad en México: neoliberal o popular. 

SIN PROTOCOLO 

Por: Jesús Nevárez 

 

La universidad en México: neoliberal o popular. 

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador causó escozor, al afirmar que la UNAM es neoliberal. Por supuesto que los contrarios al presidente y a su proyecto, se lanzaron contra él y sus declaraciones. Escuché a los analistas nostálgicos del “chayote”, hablar desde la trayectoria académica de López Obrador, y otras defensas mediocres a la universidad.

Lo que no he escuchado hasta este momento es pura frivolidad, no que hagan una definición de la universidad actual, no dicen absolutamente nada de la autoridad moral de las universidades del país: sus principios fundamentales, su pensamiento científico, crítico, sobre el nivel de aceptación en el mercado profesional de sus egresados, de su vinculación social, de su democracia interna, de su pluralidad y tolerancia, de su transparencia y más temas muy cuestionados que las universidades llevan como lastre.

Lo que hemos visto es una defensa romántica y cursi, quizá la mejor ha sido la del ex rector de la UAM de la Fuente, que dijo que la universidad es permitir los más diversos puntos de vista, aunque no se coincida con ellos. Lo que no ha hecho la derecha, qué en lugar de debatir, se lanza al ataque visceral, con ello, actuando contra la libertad de opinión que debe garantizar la universidad.

El estado (entendido como gobierno), desde el movimiento estudiantil del 68, estableció una estrategia de desarticulación del pensamiento crítico de los estudiantes, impulsó una línea académica libresca, sin contrastarla con la realidad.

Esto hizo, que los profesionistas, no tengan herramientas para ser críticos de su tiempo, tampoco solidarios con los más vulnerables, y no solo eso, han ingresado maestros incapaces, en muchos casos, de recomendar una bibliografía de la materia que imparten, se reducen a su libro de texto, y con ello, limitan la investigación de los egresados en el ejercicio profesional.

Los administradores de las universidades, amparados en la “Autonomía”, han abierto la catedra a maestros que no conocen su materia, otros que solo cobran y van al inicio y fin de semestre. Las autoridades, cumplen con el compromiso de dar chamba. Esto ya ni es secreto a voces, es práctica abierta.

Hace unos días, charlaba con una maestra de la UJED, se ofreció cuando iban a ver al gobernador de estado por el problema interno. Le dije que siempre me había parecido extraño que le pidieran al gobernador la autonomía de la UJED, me contestó que no, que solo iban para que sacara al anterior rector, me quedé pasmado, eso era una abierta violación a la autonomía, lo que me confirmó que no entienden nada, muy peligroso para la Universidad.

Al principio, mencionamos que, aprovechando el tema, a López Obrador le habían sacado que salió con 7.5 de promedio. No entienden que lo mas importante es que salgan con compromiso social, que se integren a las demandas populares, que defiendan los intereses del pueblo. Para que queremos estudiantes de dieces si le van a dar la espalda al pueblo y terminarán defendiendo a los más ricos. Esto, es imposible que lo entiendan los que han recibido o impartido una educación sin compromiso social.

La derecha guarda silencio cuando se toca la corrupción, nunca han demandado transparencia, la derecha y la izquierda derechizada solo quieren la universidad como poder de grupo, no para elevar el prestigio académico, de investigación y cultura, menos para dar contenido democrático y plural. Y si esto no es liberalismo en las universidades, que la derecha y los que se dan golpes de pecho, nos expliquen que es, no nomás despotriquen. ¿O no?

Puedes comentar con Facebook
Anuncios