Lamentable renuncia en la UJED

Sin que oficialmente se haya dicho la causa de la separación como Director de difusión Cultural de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) de Fernando Andrade Cansino; la UJED dió a conocer a través de Redes Sociales el nombramiento de Noel Rosalío Hernández López como nuevo responsable de la cultura universitaria.

Fernándo Andrade es una persona de sólida formación cultura, de sensibilidad creativa, una persona sin duda estimada en el medio, que de por si, es un medio difícil. Su nombramiento como Director de Difusión Cultural fue bien recibido por consenso y trajo  expectativas  para crear de una política cultural universitaria amplia y plural.

Detrás de toda renuncia siempre hay causas que no se expresan, por ello, se crean especulaciones: Se dice que fue por motivos de salud, si ese es el motivo, quizá, la Universidad podría haberle dado las posibilidades de atención médica y no haberle aceptado su renuncia en condiciones vulnerables.

También se especula si Fernando Andrade, con un proyecto cultural, se vio atrapado en la falta de recurso de la UJED y su destino era ser un burócrata quiza, con no mal salario, pero sin productividad. Andrade Cansino esta muy lejos de ser un vividor del subsidio, es una gente comprometida con la cultura, muy lejos de convertirse en un ente parasitario como los suele haber en la UJED.

 Hay comentarios no confirmados que se intentó cancelar el programa cultural de marzo,  pudo ser la gota que derramó el baso, lo que antecedió al nombramiento del nuevo director, fue el incidente de intentar cancelar un ciclo en el Cineclub sobre la obra del Marquéz de Sade, lo que muchos entendimos como una invasión a las facultades de Difusión Cultural, pudo ser otro factor de crisis.

Fernándo Andrade  -se comenta- que se cansó de tener proyectos, las mismas puertas de la Universidad se le cerraban relegándolo a pedidor de audiencia. De ser cierto, es normal que un temperamento como el de Andrade Cansino llegara a la angustia, al estrés y quizá a la depresión. La Universidad pierde sin duda un gran elemento, sea por una causa o por otra.

Si la renuncia es por enfermedad, le deseamos al buen Fefé, como cariñosamente le llaman sus amigos, salud plena; si fue por la imposibilidad de ejecutar proyectos culturales, su imagen se agiganta por su integridad  profesional.

Asume la responsabilidad de generar y difundir la cultura universitaria el maestro Noel Rosalío Hernández López. Proviene de una familia de gente ligada a la música y el canto, no muy vinculado al ambiente cultural más amplio, gente joven que deseamos tenga éxito.

Carraré esta colaboración con una reflexión que me hacia una amiga que vive en la Ciudad de México, de sólido bagage cultural, al saber la renuncia de Fefé: “Falta mucho todavía para que se den cuenta que sin divulgación cultural de calidad, en cualquiera de sus manifestaciones, no hay valores, respeto, ni alma”. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios