Las guerras: su impacto económico

Por Hermilo González Olivas

  • La guerra entre Rusia y Ucrania ¿por qué se desató?
  • ¿La política y la economía mundial determinan las guerras?
  • El mundo necesita replantear sus relaciones internacionales
  • Decisiones de la Asamblea General de la ONU son declarativas
  • El Consejo de Seguridad de la ONU es un órgano de poder
  • El gobierno de México propone plan para la paz mundial

Dice la historia del mundo, que durante la existencia de la humanidad, solo hemos disfrutado de 200 años de paz en todo el planeta. El siglo XX de nuestra Era Cristiana fue testigo de dos grandes conflagraciones mundiales: la llamada Gran Guerra que duró de 1914 a 1918 y la Segunda Guerra Mundial de 1939 a 1945, que terminó con el ataque nuclear a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, que horrorizaron, no solo al pueblo japonés, sino a toda la humanidad. Después siguieron las llamadas Guerras de la Postguerra; es decir, la guerra de Corea, la guerra de Vietnam y el resto de las invasiones bélicas que han desatado guerras injustas – como las llamadas Guerras del Petróleo-, hasta llegar al actual conflicto armado entre Rusia y Ucrania.

¿Cuáles son las implicancias de una economía de guerra? Que se rompe el equilibrio de las reglas de la producción y el comercio internacional, regidas por los principios de la oferta y la demanda, desatando una escalada de precios de las mercancías sustanciales para la vida y el bienestar de los pueblos; es el caso de los alimentos y de los energéticos.

En este marco teórico de referencia, la guerra entre Rusia y Ucrania, iniciada el 24 de febrero de este año de 2022, cuando tropas rusas invadieron el territorio de Ucrania, con el objetivo de reivindicar territorios donde habitan personas de origen ruso -Donetsk y Lugansk- y porque no se han respetado los Tratados de Minsk firmados el 5 de septiembre del 2015. Pero la política, especialmente la política mundial, no puede percibirse de manera unidimensional; lo que se debate en el fondo son los intereses políticos y territoriales de las grandes potencias económicas y bélicas. Pero esas confrontaciones en el terreno de las armas, no solo afectan a los pueblos involucrados directamente, sino también al resto de las naciones del mundo; por eso los países europeos están enfrentando una crisis energética para satisfacer las demandas de sus pueblos; y lo mismo esta ocurriendo con los cereales y demás productos destinados a la alimentación de los seres humanos en todo el mundo. ¿Qué deben hacer las potencias mundiales y en general los dirigentes políticos de las naciones? ¿Qué están haciendo los Estados que son miembros permanentes – y también los no permanentes- del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas? ¿Qué no es uno de sus fines la preservación de la paz mundial y la solución de los conflictos en la mesa de las negociaciones?.

El gobierno de México que preside Andrés Manuel López Obrador, fiel y congruente con la tradición histórica de nuestra política exterior pacifista, ha propuesto -por conducto de nuestro Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard Casaubón- un PLAN de PAZ que estaría a cargo de una Comisión Especial, integrada por el Secretario General de la ONU António Guterres, el Papa Francisco y el Primer Ministro de la India Narendra Modi; así pues, los miembros del Consejo de Seguridad y también los representantes de los Estados miembros de la ONU, TIENEN LA PALABRA… Todos los pueblos del mundo esperamos una respuesta afirmativa, para que se resuelva el conflicto armado entre Rusia y Ucrania y ya no se siga agravando el hambre de los pueblos, que no tienen la culpa de los conflictos entre las potencias mundiales.

Puedes comentar con Facebook
Total
1
Shares
Related Posts