Llegan a buen puerto las elecciones 2021

El pasado 20 de agosto, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Durango (IEPC) declaró la validez de la elección de diputaciones 2021. Fiel al cumplimiento del principio de legalidad, y como lo establece la normativa electoral aplicable, en una sesión especial el órgano superior de dirección hizo esta declaratoria que representa el fin de un proceso electivo bien organizado por dicha autoridad electoral local y bajo la rectoría y el acompañamiento permanente de la autoridad electoral nacional (INE).

Se trató de una sesión muy especial no solo porque así lo establece nuestra normativa electoral, sino porque con ella se declaró válido un proceso electoral que permitió nuevamente asegurar la transmisión del poder público en el Estado, de forma pacífica y sin sobresaltos.

De esta manera, y dada su relevancia, vale la pena mencionar algunos datos relevantes de este Proceso Electoral que ha culminado con éxito:

Se autorizó el registro de dos coaliciones de partidos “Juntos Haremos Historia en Durango” conformada por los partidos políticos Morena y del Trabajo (PT) y la coalición “Va por Durango” integrada por los partidos políticos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD). Estas alianzas se sumaron a la participación de 6 partidos más, uno local y cinco nacionales, a saber: Partido Duranguense, Partido Verde Ecologista de México, Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México.

Es importante destacar la madurez de las dirigencias y las representaciones de los partidos políticos, la mejor muestra de ello, es el hecho de que todos ellos respaldaron las acciones afirmativas aprobadas para este Proceso Electoral 2020-2021. Ello ha permitido la conformación de un Congreso del Estado paritario. De ahí que valga la pena reconocer y felicitar la altura de miras de todos los institutos políticos.

También debe destacarse el hecho de que, al incorporar acciones afirmativas a favor de otros grupos o sectores sociales en desventaja, se tendrá representación de nuestras comunidades indígenas en el Estado, además de la juventud duranguense.

Algo también muy relevante, y que ha sido costumbre en los recientes procesos electorales, es el hecho de que se instaló el 100% de las casillas electorales en el estado y todas ellas recibieron votación. Digno de reconocer el esfuerzo de las y los funcionarios de casilla; de las y los Capacitadores Asistentes Electorales; de las y los Supervisores Electorales; de las y los funcionarios que integran el Servicio Profesional Electoral Nacional; de las y los funcionarios que integraron los Consejos Municipales; del funcionariado que integra la estructura central del IEPC, y por supuesto a las y los ciudadanos que cumplieron con su obligación de votar el pasado seis de junio, todas y todos ellos fueron clave para llevar a buen puerto esta compleja elección.

Nuevamente se refrendó un logro que debemos destacarlo y difundirlo con orgullo, en el Estado de Durango no ha sido anulada una elección en la historia por algún tribunal electoral.

Las elecciones, como sabemos, tienen que sujetarse invariablemente a los principios rectores de certeza, legalidad, imparcialidad, objetividad, equidad, máxima publicidad y Paridad; deben ser elecciones limpias y confiables. En este sentido, las elecciones de este año, cuyo proceso electoral inició el año pasado, aun cuando se organizaron en medio de una desafortunada pandemia, aseguraron el cumplimiento efectivo de estos principios y valores fundamentales. Así, nuestra democracia estatal se pudo recrear, como es debido.

@David_ArambulaQ

Puedes comentar con Facebook
Anuncios