Los mariachis callaron

-Oye we ¿te pasa algo? Puedes decírmelo, ya sabes que yo siempre te he entendido aunque tú seas un gandul conmigo; anda, confía en mí -. Cálmate mi Alter, no seas exagerado, nadie se agandalla contigo; más bien tú eres el que se pasa de rosca de vez en diario. Y no. No me pasa nada si es lo que te preocupa. Pero gracias por preguntar… por cierto, no sé porqué lo preguntas.

– Pues es que por primera vez veo que me prestas atención, no andas en la calle caminando como loquito hablando y riéndote solo; el sábado por la tarde noche vi que tu teléfono permaneció quieto y, lo que más me preocupa, es que descuidaste tus publicaciones en el “feis”. Como diría José Alfredo “Los mariachis callaron” -.

¡Ah! Es eso. Pues no es para tanto mi fino y estimado cabeza de desodorante “roll on”. Lo que pasó es que en ocasiones cuando te pones a publicar cosas. A alguien no le gusta y te reportan, y “feis” te bloquea porque alguien fue de Julián. Eso pasó. – Pues que andas publicando mi Pequeño Saltamontes -. Específicamente me llegó el mensaje que me explica que fui reportado por mis publicaciones anteriores. – Jajaja ¿Neta? Pues que se te ocurrió publicar we -. Pues según yo, nada extraordinario mira. En la primera hice el comentario de una nota que publicó la Jornada que reza así:

“El nuevo modelo educativo creará mexicanos incorruptibles: SEP”. – Y tú que escribiste we -. Neta que nada gandalla, es más reconocí que eso sería bueno pero a alguien no le gustó. Mira, esto es lo que publiqué:

“#Durango basándonos en que estos weyes le apuestan a hacer un cambio de esta manera sin hacer nada para combatir lo ya existente ¿saben cuándo verán su cambio? Para apostarle a esto, que creo es excelente, se debe, de manera paralela, atacar la pudrición existente pero no con abrazos, ni con regaños de mamás y abuelitas. Ni tampoco pregonado que los delincuentes son como nosotros, porque sí, son seres humanos como nosotros, pero que necesitan recibir un escarmiento basado en un Estado de Derecho en el que reciban, no un castigo ejemplar, pero sí que se les aplique la ley y se castigue con base en sus delitos.

No va a pasar nada mientras sigan queriendo crear un jardín maravilloso con nuevas plantas, mientras no terminen con la mala hierba, de la cual, muchos ahora jardineros, forman parte”.

Eso fue lo que comenté. – Chale, pues que sentiditos. Pero seguro en el otro comentario sí te manchaste y pusiste algo que ofendió a alguien -. No Alter, neta que no. En otra nota del portal de noticias “Político.mx”, apareció lo siguiente: “AMLO: cuando el pueblo no me quiera voy a llorar y me voy a Palenque”. – A ver y tú qué comentaste -.

Pues nada más puse esto “#Durango #YoSoyPuebloYaNoTeQuiero”. – No manches, neta que sólo fue por eso. Que poco aguante -. Pues si Alter, estoy un tanto cuanto desconcertado porque he visto publicaciones peores de gente que, a todas luces son fanáticas de Andrés Manuel, y los veo felices publique y publique barbaridad y media.

– No te preocupes we. Esto viene pasando muy seguido porque en este des(Gobierno) que tenemos, en donde el “prejidente” que es el pastor de tantos borregos, se la pasa descalificando, insultando, dividiendo, señalando, atacando a todo lo que no está a su favor. Un día y el otro también, en su mamarrachada de Mañanera se ha encargado de aleccionar a la perfección a su legión de defensores de oficio y, estos, se han aprendido muy bien los argumentos con los que deben replicar cualquier señalamiento en contra de su amo -. Y, según tú, cuáles son esos argumentos. – Te digo que estás re wey; por eso te hacen como te hacen. Los argumentos tan socorridos que comparte Andrés a todos sus borregos son muy conocidos ya: “Son fifís… Son conservadores… Son corructos… Son de la mafia del poder… Son prianistas… Nos atacan porque perdieron sus privilegios… y así, muchas estupideces más. Porque crees que ha dicho que piensa extender su caricatura mañanera incluso sábados y domingos. – No pues no me imagino, tú eres el experto cabeza de rodilla”. – Pues porque él sabe que su fuerte es estar presente en la fanaticada y, al desaparecer de la escena mediática por dos días, para él representa que sus borreguitos se pierdan en otras estupideces y no estén en la jugada de sus ataques permanentes, Andrés mismo ha dicho que lo haría para no estar en desventaja y dejar que los adversarios hagan de las suyas; además de otros motivos que en algún momento te compartiré -. 

Mira mendigo Zángano, me sorprendes. – No debes sorprenderte. Sorpréndete del trato que me das. Júntate más conmigo. No te preocupes porque te bloquearon tu “feis”, lo bloquean por unas horas. Pero cuida con quien y en donde publicas. Si tú quieres puedo hablar con mi amigo Mójica para que te de un espacio así como mi Ad Libitum , ya ves que aquí no me dan línea de ningún tipo y puedo escribir lo que quiero y…-; ¡Queeeee! Ahora resulta que es tu espacio. Ad Libitum no es tu espacio entiéndelo. Y no seas igualado el ingeniero Jorge Mójica no es tu amigo mendigo Pelafustán. Estoy pensando seriamente en ya no dejarte participar conmigo porque, así como me bloquearon en el “feis”, me van a bloquear en el Periódico Victoria por tu culpa.

– Relájate we. Toma las cosas de quien vienen. Seguro quien te reportó es un fanatiamlo que no tuvo otro argumento más que limitar tu “libertá de etspresión”; ya habrá momento del desquite. Por cierto we, ya dime la neta estás resentido porque te quitaron algún privilegio…-; claro que no Barbaján. Nunca he tenido privilegios de nada. – Oye yo te puedo dar un privilegio -. ¡Ah sí! ¿Cuál? Y no me vayas a salir con tus tonterías. – No we. Te puedo dar el privilegio de que mandes a “La Chingada” a todos esos que se la pasan de rastreros con el “prejidente” -. Tú no entiendes. Yo no puedo mandar a ningún lado a nadie, menos les diría eso…; – No seas Julián; además La Chingada es el rancho de Andrés a donde dice que se va a ir cuando el pueblo no lo quiera ¿no? -. Vámonos ya Zángano del demonio. – Sí, ya vámonos… Los mariachis callaron, de mi mano sin fuerza trara la ra la lara la raaa laaaaa.

Puedes comentar con Facebook