Los sindicatos ganarán contra las plataformas digitales, pero perderán ante la sociedad

Felipe Correa

Los sindicatos ganarán contra las plataformas digitales, pero perderán ante la sociedad

Recientemente se ha iniciado una insípida guerra de quienes utilizan las plataformas de Didi y Uber, en contra de quienes laboran en taxis que pagan sus concesiones e impuestos en el estado de Durango. En la Ley de Transportes para el estado de Durango se establece que, “Corresponde al Gobierno del Estado, el registro de todo tipo de vehículos de transporte público o particular y la expedición de las placas, tarjetas de circulación y calcomanías correspondientes, mediante el pago de los derechos establecidos en la Ley de Hacienda del Estado, previa la revisión y autorización del personal de la Dirección y enterados en las oficinas recaudadoras de la Secretaría de Finanzas y de Administración del Gobierno del Estado”

 

En la Ley también se establece que, “las placas y documentación… son propiedad del Gobierno del Estado y se considerarán como un medio de registro, control e identificación del vehículo y la autorización oficial para su circulación” la Ley es clara, las plataformas no están cumpliendo, sin embargo la no adecuación de la normativa legal necesita adecuarse por parte de la Legislatura actual para dar a las y los durangueses un mejor servicio de transportación por el bien de la comunidad.

 

Hasta este punto quienes cumplen con la Ley tienen la razón, es decir los dueños de las placas y permisos, sin embargo en la misma Ley se establece que, “los vehículos de servicio público que circulan en el Estado de Durango y que se encuentran registrados en él, serán sometidos a la verificación a que se refiere el reglamento de la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente para la prevención y control de la contaminación”; lo cual estaría por

 

En esta batalla, ambos lados tienen razón, por una parte quienes utilizan plataformas no están pagando los impuestos a los que la Ley los compromete, y por el lado de quienes formalmente prestan el servicio saben de sobrada razón que quienes son los principales beneficiarios del negocio son quienes tienen la posesión de las placas y la documentación.

 

Al final de cuentas el punto principal es que los sindicatos ganarán legalmente la lucha contra las plataformas, pero perderán ante la sociedad, ya que el servicio de transportación no ha sido modernizado, adecuado, y mucho menos democratizado.

Cuenta de twitter @FelipeCorrea_1

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios