Morena: la codicia política y el derecho a asesinar a bebés

Por Víctor Hernández


M
ovidos por la codicia política de quedar bien con sus jefes de más arriba y así poder seguir escalando espacios de poder, detrás de la bandera de Morena, ayer se dio a conocer que los legisladores de este instituto político, presentaron la iniciativa de reforma al código penal y a la ley de salud, para despenalizar el aborto, bajo cualquier circunstancia.

La codicia no los dejó medir tiempos. Cierto, la mayoría de los hoy legisladores de Morena son novatos, primerizos y no midieron las inmediatas consecuencias, a ocho meses de llevarse a cabo una de las elecciones más cerradas entre Morena, PRI y PAN, para definir cuál de estos tres partidos gobernará Durango los próximos seis años.

La codicia los llevó a equivocar los tiempos, o a no jugar con ellos. Ahora, la pelota del asesinato de los niños (disfrazado de aborto o interrupción del embarazo), estará en la cancha de los legisladores del PRI, PAN y hasta del Partido del Trabajo, que de la mano de Gonzalo Yáñez, sabe de tiempos y de temas en períodos preelectorales.

Naturalmente que esta equivocada y nefasta iniciativa, ya forzó el levantamiento de cejas, no sólo entre panistas, priistas, también entre empresarios, académicos y hasta los pastores de las iglesias y del mismo arzobispo de Durango. Todos, comienzan a frotarse las manos para entrarle a la refriega que el tema exige. Sólo habrá que esperar, a partir de cuándo.

El derecho de los bebés en el viente materno

El experto constitucionalista y doctor en derecho Robert George, y el doctor en filosofía Christopher Tollefsen, ambos estadounidenses, sostienen que el niño por nacer, por ser miembro de la familia humana, no debe ser discriminado y merece la protección de la ley ante la amenaza de ser asesinado en el viente materno.

George, que ha sido profesor de derecho constitucional durante 35 años en la Universidad de Princeton, recuerda que el fallo Roe vs Wade que legalizó el aborto en Estados Unidos en 1973 y que ha estudiado con detenimiento, ha sido una verdadera “catástrofe”.

“Simplemente es imposible que yo pueda exagerar la catástrofe que esa decisión representa en los Estado Unidos. Ha sido un desastre desde que se aprobó en 1973 porque le ha negado la vida a una generación completa de miembros de la familia humana”, dijo el experto en su participación en el panel “Derecho a la vida y aborto: Una mirada crítica a la tendencia de la liberalización”, organizado por la Clínica Jurídica de la Universidad de La Sabana (Colombia).

El experto que hace parte del Consejo de Bioética de la presidencia de Estados Unidos dijo que el fallo Roe vs Wade “no tiene bases en la Constitución y eso fue evidente desde el inicio. La decisión mina el respeto de la ley. Todo miembro de la familia humana debe ser respetado. No podemos discriminarlo por su edad o tamaño”.

“Cuando comenzamos a dividir a la humanidad entre las personas que defenderemos y las que no, entonces emprendemos un camino muy oscuro”, lamentó.

“Recuerden que estamos lidiando con seres humanos. El no nacido en el vientre es un miembro de la familia humana con los mismos derechos. Si esa vida no tiene los mismos derechos ante la ley, entonces ninguno de nosotros los merece”.

“Todos los miembros de la familia humana son iguales en dignidad y deben recibir la protección de la ley”, destacó el especialista estadounidense.

El Dr. Christopher Tollefsen dijo a su turno que “la ley existe para la protección de las personas, para que puedan vivir juntas como comunidad. Por eso la ley rechaza la esclavitud o el asesinato”.

“Ir contra las personas es un fracaso de la ley. La ley nos protege a todos, considerando que todos somos personas. Estamos protegidos de todo”, recordó.

El experto filósofo se refirió luego al argumento de quienes promueven las leyes a favor del aborto, que se refiere a la posibilidad de eliminar una vida porque no tiene “consciencia”.

Los que promueven el aborto creen que “si alguien no tiene conciencia entonces no es una persona. El niño de ocho semanas o 12 semanas no es persona. Entonces es permisivo matar cosas que no son personas. Ante estas ideas, este tipo de bebés están fuera de la protección de la norma”.

Sin embargo, dijo Tollefsen, “los bebés de este tamaño, son humanos y crecerán y se desarrollarán con las características de cualquiera de nosotros. Ningún otro ser lo hará. Eso sugiere que los niños en el vientre materno y los adultos comparten una naturaleza similar” que es racional.

“La naturaleza racional, que es similar y que comparten los seres humanos nacidos o no, hace a estos pequeños, merecedores del derecho a ser protegidos”, precisó.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios