Morena y la confianza

Por más que pretendan los morenistas en empeñarse por mostrar la unidad y la cohesión no lo logran, así son ellos, pues están conformados por miembros de diferentes orígenes políticos e ideologías, lo cual se muestra cada vez que convocan a una reunión, ahora lo acaban de demostrar una vez más, con la venida del nuevo líder, éste sí, ratificado por el Tribuna Federal Electoral, Alfonso Ramírez Cuellar, desplazando a la señora Polevsnky, la decisión del tribunal consecuentemente, trajo movimientos naturales dentro del Partido Morena a nivel nacional, lo que también repercutió el Durango al presentarse el nuevo líder y dejando sin ningún mando a quienes se erigía como delegados del partido, pero no solo eso sucedió, se evidenció la forma torpe en que pretende Marina Vitela ostentar un liderazgo que no tiene y utilizar los recursos públicos para acarrear a sus simpatizantes que no son morenistas para apersonarse tanto en la Capital como en diversos municipios al interior de la entidad, principalmente para echarle porras y por otra, denostar la imagen de Rafael Palacios quien contendió con Vitela para la alcaldía de Gómez Palacio, Palacios es un personaje reconocido en la izquierda a nivel nacional y a quien la animadversión que Vitela siente con él es por el temor que la opaque en la futura contienda por la gubernatura. Pero así están los morenistas sin guía, sin rumbo, mostrando lo peor de ese partido.

La otra forma en que se muestra que existe un conflicto para dar confianza, es la forma en que la mayoría morenista en el Congreso, pretende ir asumiendo el control del Instituto Nacional Electoral (INE), al designar consejeros afines para que sustituyan a los que próximamente pasarán a retiro y sean morenistas los que ocupen tales espacios, el rechazo del Presidente por el INE ya es añejo, no es nuevo y hoy, aunque él diga que no mete las manos en tal asunto, es poco creíble.

La forma burda en que fue designado John Akerman, uno de los principales aduladores de AMLO, deja en claro la pretensión presidencial de imponerlo como censor de los nuevos consejeros del INE, así, o más claro. Que no nos quede duda, los morenistas aprovecharon el descontrol que prevalecía con el anuncio de que el Coronavirus ya había llegado a México y así impuso a un censor que no cumple con los requisitos legales, para lo cual, se modificaron las reglas, que caray, se hará lo que decida el rey. 

La confianza es el cemento de la democracia. Es un requisito central en las elecciones. Sin ella, todos los esfuerzos se diluyen y las posibilidades de conducir la disputa política de manera civilizada se extravían.

Por ello, la confianza de los ciudadanos y de los partidos políticos en torno al árbitro se convierte en una condición necesaria e indispensable para garantizar la legitimidad de la democracia como forma de gobierno.

Desde la década de los 80, los organismos electorales en América Latina han tenido un rol fundamental como árbitros sociales y en la legitimación de quienes nos gobiernan. Su estructura cobró relevancia en la medida en que fue haciéndose necesario contar con instituciones sólidas, con reglas claras que se distanciaran de herencias autoritarias y permitieran asegurar elecciones libres, justas y confiables.

En la búsqueda de desarrollar procesos electorales íntegros y de calidad, en la mayoría de los países de América Latina se dio prioridad a la creación y fortalecimiento de órganos electorales autónomos e independientes, con solvencia técnica y aprecio de los votantes.

En los últimos meses han sido críticos para el INE en torno a diversas críticas en torno al mismo y ahora aflora esa animadversión al elegir un allegado de confianza del Presidente. El pasado proceso electoral en el que fue elegido Presidente de la República AMLO, no hubo ningún tipo de queja o anomalía que se presentara, lo que hace levantar la ceja del ciudadano interesado en estos menesteres, por lo que a todas luces en una acción que muestra la intromisión presidencial dentro del INE, que sigue, esta película no termina.

Por otra parte, la epidemia del Coronavirus se presenta cuando la economía mexicana muestra síntomas de debilidad, desplome de la inversión extranjera, la construcción y el consumo, entre otros rubros.

La noticia no borró la noticia de los pésimos resultados de Pemex pero, de seguro, no distraerá a las agencias calificadoras de deuda, que tienen en la mira a la empresa.

Y el sistema público de salud, que deberá atender los casos de contagio que vayan apareciendo, enfrenta una crisis ante el desabasto de medicamentos y material de curación y la insuficiencia de camas en centros médicos. ¿Estamos preparados?

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook