Opinión | 2022: vamos hacia una elección sin las viejas reglas, aunque tampoco sin las nuevas

No cabe duda que el molde del viejo sistema político quedó hecho añicos luego del aplastante triunfo, por primera vez en la historia política del país, de las izquierdas mexicanas llevando como candidato al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, en los limitados feudos que aún quedan, los gobernadores del PRI y PAN han luchado en vano porque ese viejo molde aún prevalezca en las mentes de sus militantes, aunque choquen con la realidad.

Y estos dos caminos (la idea del viejo molde y la realidad de un nuevo sistema que aún no aparece), cada día se distancia más. Lo vemos en cada historia política cotidiana que desde hace semanas vivimos en Durango. A continuación, sólo algunos de estos elementos que construyen la nueva historia.

1.- Por primera vez en esta naciente historia política de la entidad, las izquierdas se perfilan para, si no ganar las elecciones a gobernador en junio del 2022, sí disputar en serio, los 39 municipios que conforman Durango, incluyendo la ciudad capital.

2.- Paradójicamente, estas izquierdas podrían ganar las elecciones de 2022 sin candidatos ubicados literalmente en la izquierda mexicana.

— José Ramón Enríquez Herrera, hoy senador por Morena, se dice de izquierda pero piensa y actúa como un empedernido liberal con amplios rasgos cristianos. Sí, aunque no lo crean, hace más obras de caridad que algunos de la vela perpetua o la rodilla ensangrentada. Lo he comprobado.

— Manuel Espino Barrientos, aunque no está afiliado a Morena, es de los pocos duranguenses cercanos al presidente López Obrador. Tampoco es de izquierda. Nunca lo ha sido y ni lo será. Es un católico practicante, un intelectual cristiano de los más preparados y cultos que conozco.

— Marina Vitela, menos. Formada por años dentro de las filas del Revolucionario Institucional en donde las forman en todo, menos en la filosofía de izquierda, aunque el PRI, de acuerdo con sus estatutos, se ubique ideológicamente en ese plano ideológico. Simple-mente recorramos los perfiles de los últimos seis gobernantes, incluyendo al gobernador Aispuro Torres que también se formó en esas filas y que hoy es un reconocido panista, militante de derecha. Ideológicamente, marina no es de izquierda.

— Claro, está Gonzalo Yáñez, un marxista-maoísta, de los políticos intelectualmente más completos que he conocido, sin embargo, veo difícil que hoy logre imponerse como abanderado de las izquierdas a la gubernatura. Claro, me puedo equivocar.

3.- Otro elemento que hoy nos indica que no ha quedado un solo trozo del viejo molde de la política del pasado, es el cada vez más acelerado proceso interno que también se vive dentro del Partido Acción Nacional. Rebasado por la realidad, el gobernador Aispuro Torres ha dado el banderazo para que se legitime el activismo de algunos de sus amigos y militantes blanquiazules.

— Así, observamos que su viejo amigo, Jaime Rivas Loaiza, aprovechando su espacio de Secretario del Bienestar, asiste a comidas, entrega despensas, se entrevista con taxistas; come con líderes sociales.

— Héctor Flores Ávalos, aprovechando el amplio margen que le da la Secretaría General de Gobierno, acude en auxilio de colonos y familias en poblados asediados por el exceso de lluvias. Se desplaza a municipios para llevar ayuda y darle aliento y acompañamiento a los afectados por el temporal. También ha incrementado su presencia en la comarca lagunera de Durango.

— El alcalde Jorge Salum, por su parte, se crea sus propios espacios alentado por encuestas de reconocidas firmas con presencia nacional, que lo ubican desde hace dos meses como el candidato a vencer dentro de las filas del panismo, y una de las cartas fuertes para enfrentar la contienda constitucional del próximo año. Su activismo como autoridad municipal de la capital, lo ha extendido en las últimas semanas a los municipios de Rodeo, Nazas, Mapimí y ha asistido a eventos a la ciudad de Torreón. Claro, que esto comienza a costarle críticas de la dirigencia de Morena y de Movimiento Ciudadano.

4.- En el Partido Revolucionario Institucional, al quedarse sin jefe político desde septiembre de 2016, su militancia fue la primera en esconder y desaparecer las piezas que aún guardaban del viejo molde (del que se mueve no sale en la foto), y hoy observamos que han logrado sobrevivir para trascender al 2022, Esteban Villegas Villarreal y Luis Enrique Benítez. Sin embargo, las encuestas recientes indican que en este instituto político, la situación se encuentra casi definida en favor de Villegas Villarreal. Los recientes movimientos en el interior de ese instituto político, así lo demuestran.

Así, dentro de este contexto en el que no hay un sistema político definido, ni a nivel nacional y mucho menos a nivel estatal, avanzamos aceleradamente hacia la disputa por los 39 espacios municipales y la gubernatura del estado.

De que hay riesgos dentro de esta nueva realidad, los hay y más ahora que el acoso morenista hacia las débiles instituciones electorales es persistente y malicioso.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios