Opinión | A los delincuentes… abrazos

Mariano Cervantes

“Tenemos que ser respetuosos de los derechos humanos. Los delincuentes son seres humanos que merecen nuestro respeto” lo había dicho así, textual, Andrés Manuel López Obrador desde febrero de 2020. Ahora no deberíamos sorprendernos de que ratifique su manera de pensar y de actuar, “…cuidamos a los integrantes de las bandas, son seres humanos” ratificó.

Por eso parece increíble que a estas alturas aún hay quien defiende las ideas, dicho y ocurrencias de López Obrador y no se indignan ante la abierta defensa que vuelve a hacer el presidente de los delincuentes.

Era en serio cuando desde el inicio de su administración estableció que su gobierno sería de abrazos, no balazos. Lo vimos liberando al hijo del Chapo, faltaba más; se ir a saludar a la mamá de ese mismo personaje.

Se sabe de que su orden al Ejército y la Guardia nacional es no enfrentar a los grupos de delincuentes armados y por eso ahora se aprecia como los delincuentes humillan corretean, insultan y sobajan a nuestros soldados con la complacencia de AMLO.

Cuando el Comandante en jefe de las fuerzas armadas de México, el presidente López Obrador estableció su disposición de que “los delincuentes merecen nuestro respeto” lo hizo en un evento ante integrantes y mandos de la Guardia Nacional. Ahora que ratifica que “cuidamos a los integrantes de las bandas” lo hace en una de sus conferencias mañaneras, para que no quede ninguna duda.

De lo que tampoco hay duda es que grupos de la delincuencia organizada han trabajado a favor de Morena durante procesos electorales, amedrentando, amenazando y quitando de en medio a contrincantes, para facilitar los triunfos de la 4T en determinadas zonas, y lo han logrado.

Las consecuencias también están a la vista; hasta ayer lunes 16 de mayo, los registros de homicidios dolosos en el país eran de 120 mil 358 en lo que va del sexenio de AMLO, llegando en menos de cuatro años a casi la misma cifra de todo el sexenio de Calderón y son todas las probabilidades de alcanzar y superar las cifras de Peña Nieto. Desde luego la los superó a ambos si se miden sus promedios diarios o mensuales de asesinatos.

En 42 meses AMLO acumula 120 mil muertos por homicidio doloso; en ese mismo periodo Calderón tenía 75 mil y Peña Nieto 53 mil. ¿Quién se atreve a decir con estas cifras que la política de seguridad de López Obrador ha funcionado?

Pero también están las desastrosas cifran en materia de feminicidios, de extorsiones y… de manera particularmente grave, de periodistas.

Señalo como grave caso de los periodistas no porque sus vidas tengan más valor que el de las demás personas, por supuesto, sino porque su actividad tiene la cualidad de ser relatores de la realidad que vive el país, su función incluye el cuestionar al poder y desde luego exponer púbicamente hechos y realidades. Cuando se les mata por cuestionar, por informar, por incomodar al poder, entonces se da la gravedad que refiero.

López Obrador ya aseguró su lugar en la historia, pero no al lado de Juárez, Madero e Hidalgo; sino al lado de López de Santa Anna y López Portillo.

Claro que por su propia elección, Andrés Manuel también está ya desde ahora al lado de sus semejantes: Nicolás Maduro, Daniel Ortega y Díaz-Canel.

Quienes defienden a AMLO no terminan de entender que efectivamente, parece ser el presidente más criticado (no atacado) de la historia, pero no porque la prensa sea parte de un complot golpista en su contra, sino porque la prensa está haciendo su trabajo, revisar al poder y cuestionarlo. Las críticas de la prensa no son gratuitas, se las gana. Es el más criticado porque es el que más se lo ha merecido.

 

@MCervantesM

 

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios