Opinión | A pesar de todo, México sigue siendo católico

De acuerdo con el Inegi, el año pasado había 90.2 millones de mexicanos de 5 años y más que profesaban la religión católica, 6 millones más que una década antes y una de las cifras más altas del mundo.

Sin embargo, en términos relativos, la proporción de católicos respecto al total de la población se ubicó en 77.7 por ciento, 5 puntos menos respecto a 2010 y 10.3 puntos menos respecto al año 2000, con lo que se acentuó la tendencia al descenso que data de al menos mediados del siglo pasado.

Zacatecas, Guanajuato y Aguascalientes registraron las proporciones más altas de población católica, con 92.3. 90.8 y 89.3 por ciento, respectivamente.

En tanto, la feligresía de las denominaciones distintas a la católica pasó de 10 millones a 16.1 millones entre 2010 y 2020;  no obstante, registraron también un retroceso en términos relativos, al pasar de 12.6 a 11.7 por ciento de la población mexicana.

Sin embargo, aumentó el peso del conglomerado de denominaciones protestantes y cristiano-evangélicas, que pasó de 9.7 a 11.2 por ciento, al alcanzar 14 millones de fieles el año pasado.

Destaca el número de personas que se declaró adscrita a la denominación cristiana, 6.7 millones, lo que la ubicó como la segunda con más seguidores en México, después de la católica. Las entidades con mayor número de fieles cristianos fueron Estado de México, con 820 mil; Baja California, con 442 mil; Ciudad de México, con 442 mil, y Nuevo León, con 426 mil.

En tercer lugar aparece la denominación evangélica, con 2.3 millones de fieles. Por eso López Obrador no oculta su fe cristiana y se apoya en los evangélicos para implementar sus programas morales.

Entre 2010 y 2020 aumentó la feligresía adventista, de 661 mil a 791 mil personas, y de la Luz del Mundo, de 188 mil a 190 mil, mientras que disminuyó la pentecostal de un millón 782 mil a un millón 179 mil, y la de Testigos de Jehová, de un millón 561 mil a un millón 530 mil.

Fuera de los bloques católico y protestante-cristiano-evangélico, las denominaciones con más fieles son la judía, con 58 mil; raíces afro, con 40 mil; espiritualista, con 36 mil, y raíces étnicas, con 33 mil.

Sin duda, el fenómeno más significativo que reveló el Censo es el del incremento de la parte de la población que se ubica en las categorías de “ninguna religión”, “ateos/agnósticos” y “sin adscripción”, que sumaron 13.3 millones, equivalente a 10.6 por ciento de la población, 5.9 puntos más que en 2010. El 54 por ciento de este grupo tiene menos de 30 años.

La Iglesia Católica en México tiene que renovarse, dejar a lado las disputas entre sus jerarcas así como las poses conservadoras y no querer salir de los templos, tienen que salir mar adentro, acercarse a la gente y tender las redes del pescador. El papa Francisco quiere hacer una reforma profunda pero las resistencias a las que se ha enfrentado son muchas y por eso ganan terreno otras expresiones religiosas.

Y es que no basta echar las campanas al vuelo y festinar el alto porcentaje de católicos, pues de ese número habrá que preguntarse cuantos practican su religión católica y nos vamos a dar cuenta que cambian mucho las cosas.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios