Opinión | A un año…

-Pues no sé por dónde anda el pinche Tío Lucas, así que voy a aprovechar para poder plasmar el gusto que me acompaña desde hace un tiempo para acá.

Nunca me había sentido como me siento. Tan libre, con oportunidades de poder hacer y deshacer; de decir y escribir y además compartirlo con quienes deseen conocer mis comentarios.

Ya sé que hay de todo en esta viña del Señor y pues habrá quien esté a favor, otros en contra, y otros más que me recuerdan a mi Sacrosanta Jefecita; pero siempre, reconociendo el esfuerzo que se hace para poder tener esa libertad de expresión que tanto se pregona por todos lados y que, sin lugar a dudas, está más manoseada que fruta en el mercado de abastos.

Sé que me ha aguantado las impertinencias a las que suelo recurrir constantemente. Ha soportado mis críticas y sobre todo, los comentarios ñoños del cabeza de aceituna y nunca nos ha limitado; siempre ha aguantado vara, como dicen los clásicos.

Reconozco que en ocasiones, principalmente cuando aquel se me ajuliana, me he pasado de la raya y he despotricado una y otra y otra vez; razón por la cual, quienes me conocen, sea por preocupación o por cizañosos, siempre me preguntan: A poco no tienes miedo de que te diga algo.

También los hay que se me acercan o, cuando intercambiamos alguna llamada, me señalan que en cualquier momento me impedirá seguir escribiendo porque me la paso diciendo tantas barbaridades. Pero la neta, él mismo señala la Expresión como parte fundamental de su razón de ser; así que no pasa nada… Hasta que pase algo.

Pero ustedes mis estimados lectores, que se contabilizan en miles, ay we, siempre quise decir eso, pero en serio, mis dos o tres lectores asiduos, saben que ustedes me motivan con sus comentarios y con sus aplausos virtuales, o cuando asientan que lo que digo tiene un dejo de realidad y nada es inventado.

Además, algo en descargo a mi favor, es que no sólo me la pasó vociferando argumentos en contra de alguien en específico; pues el wey modosito que me acompaña siempre, se la pasa diciéndome Haragán, Pelafustán, Sabandija, Sátrapa, Mequetrefe, Parásito y todo lo que a su negra alma le viene a bien decirme y también aguanto vara; aunque “en veces” me dan ganas de agarrarlo del pescuezo y retorcérselo, cual trapeador recién remojado.

Él se cree que es un insulto, pero la neta, eso me deja ver que es un mendigo envidioso y hace eso porque sabe que nunca será como Yoni; por eso cada que puede se la pasa restregándome en la cara cada uno de sus calificativos descalificativos hacia mi persona angelical.

Por eso, a unos días de estar celebrando el aniversario de disfrutar de esta libertad de decir y hacer con este espacio lo que mejor me ha parecido; quiero agradecerle al artífice de que su humilde servilleta tenga un espacio como este. No podría negar que desde su arribo, ha sido un férreo defensor de las libertades que personitas tan simpáticas como yo, necesitamos -.

Alteeeerrrr… Alteeeerrrr…; – acá estoy mi cabeza de bombilla…-; qué estás haciendo con mi computadora mendigo Mequetrefe…; – estaba haciendo una cartita -. No manches. No me digas que estás escribiendo tu carta a los Reyes Magos. – No sea mamila mi pequeño Saltamontes. Estoy haciendo un escrito de agradecimiento a quién nos ha dotado de una gran libertad de expresión; a quien día a día, nos permite emitir, sin ningún recato, nuestras opiniones… Bueno, las mías que son más peliagudas, porque ya ves que tú eres medio Julián…-; cálmate paladín de las libertades.

Y pues no que tú nunca le ibas a reconocer nada a tu “prejidente” y no sé que tanto alegabas. – ¡Ah chinita! Y quién te dijo que le estoy agradeciendo a ese we…-; pues tú estás diciendo que desde que llegó ha defendido la libertad de expresión y que gracias a él, puedes tener un espacio; pero te recuerdo que este espacio no es tuyo. Pues qué bueno que ya te vas a frenar un poquito y dejarás de estar duro y duro con el preciso…; – y vuelve el peine al greñero… Que yo no le tengo nada que agradecer a ese we…-; entonces de quién hablas…; – pues de quién va a ser, del Periódico Victoria de Durango que desde el 29 de noviembre de 2019, nos deja compartir estas líneas…-; ¡Ahhhhh!…; – ¡Ahhhhh! Pinchi tarimapendécuaro, luego no quieres que te diga tus cosas -. Perdón…; – perdón ni que mis…  Amistades. Y antes de que me digas vámonos ¡Ahí te ves! -. “Pérame”…;  – Nel, por andar pensando que andaba de barbero con el we ese ¡Ahí te ves!

Puedes comentar con Facebook