Opinión | Ad Libitum

Por: Marco Antonio Espinosa López

Salida

Resplandor entre rejas LXXI

–  Gracias por permitirme platicar, quizás sea la última vez que lo hacemos; es algo que me da gusto y más saber que varios de tus compañeros ya dejaron este lugar. Me gustaría  que me contaras después de tres años aquí ¿Cuál ha sido tu experiencia? Y saber que estás a unos días de dejar el CERTMI.

* Pues mi experiencia en tres años es como un bien y un mal para sí mismo, porque el ser humano comete errores y para levantarse es muy difícil aunque sí llega uno a levantarse. La verdad cuando uno se levanta es un orgullo y una satisfacción de sentirse que puede avanzar mucho en el error que cometió, con el que se tropezó; y al estar aquí me siento un, no sé, porque mi familia no la veía casi, la veía en puro fin de semana y me sentía mal porque no sabía que estaban haciendo o qué estaba pasando; o que ellos qué estarían pensando de mí. O también uno se siente muy distante de la familia. Por otra parte lo bueno  es saber que tienes aquí mucho apoyo de varias personas que te apoyan y quieren que sigas bien; que siempre debes salir adelante porque estás joven y la verdad para salir, sabiendo que te faltan días para salir, para irte la verdad sí es una desesperación, anda uno ansioso; pero también teniendo miedo de que el día de mañana, si sales a la sociedad, ver qué es lo que van a pensar de ti.

La verdad siento miedo  por eso, pero debo enfrentarlo  y si me dicen que vienes del COMI (CERTMI) les voy a decir que sí vengo de ahí pero la verdad sé más cosas que usted.

– Te preocupa qué van a pensar las personas de ti cuando salgas de aquí.

*  No me preocupa tanto, pero de que me estén juzgando a las espaldas sí, porque seguro van a andar diciendo a sus hijos “no te juntes con ese porque era drogadicto o porque estaba encerrado”; eso me preocupa porque van a estar dañando mi autoestima. Y la verdad si pasa eso me gustaría que me lo dijeran en la cara para yo poder decirles que estando aquí adentro aprendí a valorar muchas cosas que ni ellos estando afuera valoran.

– ¿Qué has aprendido aquí?

* He aprendido a valorar mucho a mi familia, porque cuando me decía mi mamá que hiciera algo, la mandaba por un tubo; y al estar aquí quisiera que ese tubo llegara aquí y viera salir por él a mi jefa viniendo a verme. He aprendido también a entender que un amigo no es el que te defrauda y te pega donde más te duele. Como dicen cuídate más de tu amigo que de tu enemigo.

– ¿Por qué estás aquí; y me decías que también está tu hermano y cuál ha sido la relación con él estando aquí?

* Es una fortaleza porque nos apoyamos  en varias ocasiones cuando estamos agüitados. Somos hermanos y ya sabemos cuándo cada uno anda mal, cuando esta triste cada quien va y consuela al otro. Y la verdad estoy muy orgulloso de él porque tiene una paciencia que yo no la tenía pero ahora la quisiera tener también.

– ¿Has aprendido eso también?

* Sí.  De él he aprendido mucho sobre la paciencia.

–  ¿Estudiaste aquí? Estando allá afuera hubiera sido tu vida?

* Pues yo tenía promedio en la escuela de seis o siete. Yo ya había dicho que iba a acabar la secundaria e iba a empezar la prepa pero no la iba a acabar. Ya había dicho que iba a entrar solamente para írmela a “pintiar” y andar de desmadre. Y al llegar aquí empecé la prepa  y la verdad cambio mucho mi mentalidad; porque la verdad la prepa aquí me hizo entender que no es difícil aprender las cosas que te va a servir en la vida.

– Te acabas de graduar la semana pasada.

* Sí, me gradué la semana pasada, acabé la prepa aquí. Teniendo tres años aquí acabar mi prepa me hace sentir orgulloso de mí; porque estando allá afuera no tenía la mentalidad ni siquiera acabarla.

– Estás a unos día de que te vayas; estando allá afuera ¿Seguirás estudiando?

* tengo la mentalidad de sí seguir estudiando en el Tecno. La verdad quiero empeñarme mucho en estudiar una carrera porque la verdad me apasiona mucho.

– ¿Qué carrera es?

* Es mecatrónica. Y como a mí me gusta mucho la electricidad sé que esa carrera me va a gustar más cuando pueda ingresar al Tecno. Quiero dejar de lado esos tiempos en que los supuestos amigos me decían que la escuela no servía de nada y solamente me invitaban a andar de desmadre.

– ¿Qué pasaría con las drogas?

Pues ya dejaré ese asunto, Antes lo hacía para estar en ambiente con los compas, y al estar aquí, al no consumir drogas por tres años, han cambiado muchas cosas porque uno sin drogas, puede hacer muchas cosas, estando en los cinco sentidos.

. ¿Resentimiento guardas por lo que te hicieron?

* Resentimiento la verdad no,  porque me estaría dañando a mí mismo y sé que saliendo buscaría un contraataque y de nada servirían los tres años que estuve aquí. Imagínese estar tres años nada más pensando en cómo chingar al que me hizo que yo llegara aquí, no tiene chiste.

– Permíteme decirlo así, entonces te vas satisfecho.

* Sí porque la verdad he aprendido a valorar muchas cosas que antes no valoraba. Aprendí que vienes al mundo, no eres tú el mundo. Eso lo aprendí muy bien. Porque antes me sentía que yo era el mundo. Ahora hay que disfrutar y a valorar todo lo que hay en él.

– Gracias.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios