Opinión | Adiós al Güero

Alberto Escudero (el Güero) vino a Durango como parte del proyecto maoista del movimiento urbano-popular. Inició la lucha por descuentos para de las cuotas del agua potable. Aún se aplican estas cuotas mínimas. 

Luego hicieron uno de los mejores trabajos de organización popular maoista, según me platicaba el profesor Jesús Vargas. Así, recorrieron vecindad por vecindad, platicando, dando forma a la organización, largos meses de preparación en donde el señor Rosas jugó un papel importante llevándolos por todas las vecindades de la ciudad, me platicó alguna vez Beto Escudero.

Cuando la organización estuvo madura, invadieron los terrenos en donde se hizo la Colonia División del Norte, en aquellos inicios conocida como “cartolandia”, por el material provisional con que estaban hechos los jacales.

Las invasiones maoistas se extendieron a lo que ahora son las colonias: Emiliano Zapata, Lucio Cabañas, Primero de Mayo. Los terrenos en donde ahora está la Colonia Asentamientos Humanos la invadieron Benigno Montoya y su gente, también donde es hoy la Virgen.

En la invasión de la colonia Emiliano Zapata, el Güero y otros de sus compañeros fueron secuestrados y encerrados en un cuartucho de la colonia Arturo Gámiz, el güero me dijo, la gente que era del PRI estaba muy enardecida, nos hicieron fila india entre insultos y amenazas, me acordé de la película Canoa, creí que nos matarían, nos sentimos seguros cuando no encerraron en ese cuarto, me dijo.

En el gobierno de Guerrero Mier, se vino la represión. Marcos Cruz y yo nos habíamos escondido en un cuarto de una vecindad, hasta allí llegaron los judiciales, nos golpearon duro, me quebraron dos costillas, me subieron a un carro con los ojos vendados, iba otra persona, hasta que le preguntaron algo y contestó supe que era Margarita Maldonado.

Duramos muchas horas por carretera, más delante los bajamos y los matamos hijos de su ching… Margarita se quejaba, yo me aguantaba del dolor de costado, otra golpiza ya no la aguanto, me platico que se decía. Sintió morirían en cualquier momento, era el tiempo de la guerra sucia. Después de muchas horas, en donde solo les dieron agua y galletas, les dijeron que se quitaran la ropa, él en calzoncillos, Margarita en pantaleta y sostén, los bajaron del carro, los patearon y los dejaron tirados.

Así duramos un rato, escuchando el silencio, aunque el carro había arrancado no sabíamos si algunos se habían quedado allí, largos minutos de mucha tensión, finalmente le dije a Margarita, creo ya se fueron, nos quitamos la venda de los ojos, no desamarramos las muñecas como pudimos, y así terminó la pesadilla.

Le platique que la gente se reunía en asamblea en la plaza de armas, Carlos Garza y yo la pudimos concentrar frente al edificio central de la UJED mientras aparecían, lo hicimos en ese lugar porque cualquier intento de que nos intentaran aprender, teníamos enfrente la Universidad para correr y ocultarnos, pero no pasó nada… sí supimos, me dijo. Pocas veces he contado esa anécdota.

Se vino una lucha interna muy fuerte al interior del grupo maoista entre la línea proletaria que encabezaba el profesor Jesús Vargas, ortodoxo y casi místico del maoismo, y la línea de masas que sostenían que para crecer había que hacer alianzas con el gobierno. Ganó el grupo de Marcos Cruz.

Allí se separó del activismo maoista el Güero Escudero, pero no salió de la Colonia División del Norte, su lucha fue por la educación de los adolescentes de la colonia. Con hules, pedazos de madera, y otros materiales desechables hizo un jacal, era la secundaria de la División del Norte. Beto Escudero invitó estudiantes que de manera gratuita daban clases. Lucha fuerte para que la SEP le diera reconocimiento, luego fue creciendo, una lucha por conseguir que les construyeran un aula, y otra. Ahora es una secundaria terminada, que tiene una historia cuyo protagonista principal fue el Güero Escudero. 

Beto Escudero, un enamorado de la educación y la historia, materia que impartió en el CCH. Nos dejó un hombre limpió, integro, decente, congruente. Vete en paz Güero, sacaste la tarea. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios