Opinión | Ahora, a lo nuestro

Cada quien cuenta con su propia percepción sobre lo sucedido en las pasadas elecciones y están en su derecho, pero lo no se puede cambiar son los resultados de las mismas, cada partido político, ahora deberá recurrir a sus notas y hacer el trabajo correspondiente que se determine una vez que se haya efectuado el análisis detallado sobre el comportamiento se sus principales responsables de sus estructuras. En el PAN, se requiere un cambio que le permita reorganizarse, pues lo que se concluye es que sus estructuras   no dieron los resultados que se esperaban, no hubo un trabajo serio, la presencia del partido fue casi nula, sus simpatizantes votaron por su amor propio a la camiseta, más no porque hayan sido motivados, los cambios en este partido son inminentes, a la líder panista sólo se le vio a la hora de la fotografía, pero un trabajo serio y a fondo no existe, es tiempo de que si desea dar la pelea en las próximas elecciones para elegir gobernador, debe pensarlo seriamente y comenzar a hacer los reacomodos, revisar sus estructuras, rehabilitarlas y echarlas a andar y acercarse a la gente, recordándole, el trabajo realizado por el gobernador Aispuro Torres, en beneficio de la comunidad y que son obras de trascendencia .

El PRI debe estar satisfecho, más no por los resultados obtenidos debe confiarse ya que el voto es volátil y mucho dependerá de los resultados de sus legisladores y su presencia en sus comunidades.

En Morena, lo primero que deben hacer es reconciliarse, las constantes manifestaciones de inconformidad no les ayudan en nada, por otra parte, entendemos lo que sucede al interior de este partido, ya que esta conformado por grupos de origen diverso, de ahí que normalmente no alcancen consensuar sus decisiones, también deben dejar de lado las iniciativas para presentar controversias al Poder electoral de la entidad, que acepten la pérdida y ya.

Mientras esto sucede en el ambiente político, los duranguenses están en lo suyo, trabajando, en el campo ansiosos esperan que el agua de lluvia llegue, están prestos a salir a preparar sus tierras para la labranza, los ganaderos administran los apoyos que han recibido por parte del gobierno de Aispuro Torres, ya que la presencia del gobierno Federal es nula. El programa de apoyo alimentario para toda la entidad está operando y continuará hasta agosto, la entrega de más de 500 mil despensas alimenticias es de gran ayuda para la población en general.

El Gobernador mantiene un ritmo de trabajo en todos los frentes, la coordinación con el empresariado es revitalizada y se anuncian nuevas áreas de oportunidad, el proyecto del Ferrocarril a Mazatlán sigue su marcha y hay avances y se mantiene una estrecha comunicación entre los gobiernos de Sinaloa y Durango.

Así estamos, en lo nuestro, cada quien, haciendo su trabajo, la Campaña de Vacunación para contener el Covid-19 continúa, de acuerdo a los lotes del antídoto que siguen arribando y se observa, que las medidas sanitarias para evitar el contagio han surtido efecto y deja esa educación en todos los niveles. Sobre esto, es importante el trabajo que se efectúa para lograr los acuerdos necesarios para el regreso a clases presenciales, siguiendo un riguroso protocolo sanitario, además, se debe determinar el plazo que debe durar esta medida piloto, ya que el ciclo escolar está por concluir. El apoyo con pipas para surtir de agua a muchas comunidades, ordenado por el gobernador, es necesario y oportuno para las familias beneficiadas.

Pero debemos detenernos para reflexionar el por qué de la nula presencia del gobierno Federal, que parece distraído por la pérdida del santuario de la CDMEX y la tragedia de la Línea 12 del metro que sigue dando qué decir, ahora el prestigiado medio de los Estados Unidos, el The New York Times, hace un señalamiento puntual: que la premura con que Marcelo Ebrard quería que esta línea quedase terminada, fue la causa de que los trabajos del tramo que se desplomó no se efectuaran correctamente ya que con las prisas por entregar la obra era una prioridad, pues Ebrard concluía su sexenio y ésta era la obra Joya de la Corona. Por otra parte, parece que la 4ª. T. agotó su credibilidad y los cambios esperados nunca se cumplieron y como dice Aguilar Camín, han sido más efectivos en destruir lo que no les gusta que en construir lo que prometieron.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios