Opinión | Al carajo

Fernando Ramírez Guzmán

El presidente López Obrador evidenció, durante su gira de trabajo por Sonora, su mal humor y sus recurrentes desplantes de intolerancia para con sus críticos. El mismo personaje que hace algunos años mandó “al diablo” a todas las instituciones, resolvió mandar “al carajo” a todos los que se oponen a la contratación de 500 médicos cubanos.

En un acto público en Etchojoa, Sonora, AMLO señaló: “Entonces, ya una vez que contratemos a todos los médicos (del país), y que sabemos que nos van a hacer falta y sobre todo en el medio rural, en las comunidades más apartadas, vamos a contratar a 500 especialistas médicos cubanos”, dijo.

“Y eso tiene a los conservadores muy enojados. Pues, ¿saben? Que se vayan al carajo, porque lo primero es la salud del pueblo. Los médicos son de México o son de Cuba, o son de Francia o son de Estados Unidos, pero los médicos son para curar a la gente”, añadió.

Esta decisión es esencialmente política y diplomática ya que su principal propósito es apoyar a las finanzas del régimen cubano, más que velar por una mayor cobertura de atención médica en todo el territorio nacional.

Por otro lado, varios profesionales de la salud en nuestro país se inconformaron por la decisión del gobierno de la 4T, ya que aseguran que en México hay suficientes médicos para garantizar la salud en todo el país. Ante los argumentos de la Administración morenista de que los médicos mexicanos se niegan a desplazarse a las zonas más alejadas y marginadas del país, quienes se oponen a la contratación de profesionales cubanos establecen que el Estado debe de garantizar la seguridad en aquellas regiones, situación que no se da y por ello la negativa de acudir a esos lugares.

Ante esta situación existe un antecedente. En el año 2020 el Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) contrató a casi 600 médicos del régimen como parte del plan de emergencia en respuesta a la pandemia del COVID-19. Por tres meses de trabajo el Instituto de Salud para el Bienestar, INSABI, le pagó al gobierno de Cuba casi 136 millones de pesos. Es decir, los servicios de cada uno de esos médicos costaron 77 mil 500 pesos mensuales. Sin embargo, esos médicos no recibieron ese dinero directamente, el régimen cubano se queda con un porcentaje que va del 75 al 90% de dichas remuneraciones.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha documentado y denunciado que las llamadas brigadas médicas de Cuba, una forma de hacer política y obtener dinero que tiene el gobierno cubano, sus integrantes padecen retención de pagos, jornadas laborales ilegalmente extensas y restricciones a su libertad de movimiento y a su privacidad, entre otras condiciones que les impone su gobierno con la complicidad de los gobiernos anfitriones. El documento de la ONU, hecho público el pasado 06 de enero de 2020 señala, entre otras cosas que “Las condiciones de trabajo reportadas podrían elevarse a trabajos forzados, según los indicadores de trabajo forzoso establecidos por la Organización Internacional de Trabajo. El trabajo forzoso constituye una forma contemporánea de esclavitud”.

Ante este panorama, lo más óptimo para México sería que se les dé prioridad para darles trabajo a profesionales nacidos en nuestro país, que el Estado les brinde las condiciones mínimas de seguridad en las regiones más alejadas y que no fomente formas de esclavitud o de trata de personas contratando a médicos cubanos.

De igual forma, esperar que nuestro primer mandatario deje de seguir acrecentando la cicatriz entre sus seguidores y sus detractores. Está obligado, por nuestra Carta Magna y por su envestidura, a ser más tolerante. No puede ir por la vida mandando gente “al carajo”.

Ojala recapacite.

 

Botica

Una buena y una mala: La buena: Los Alacranes de Durango se ganaron el ascenso y son el nuevo equipo de la Liga de Expansión MX. Jugaron el partido Campeón de Campeones ante Mazorqueros FC y se impusieron en la gran final de la Liga Premier, también conocida como la tercera división mexicana.

La mala: Para que Alacranes pudiera lograr el ascenso a la Liga de Expansión MX, el equipo debe cumplir con los requerimientos que exige la Federación Mexicana de Fútbol (FMF). Entre los requerimientos que el equipo debe de cumplir están el contar con butacas, vestidores y estacionamiento público; así como contar con una estructura financiera y legal, control económico, entre otros. Considerando que, como es sabido y notorio, el Gobierno del Estado está financieramente fundido y teniendo en cuenta el antecedente del año 2021 en el que la FEMEXFUT negó el ascenso a tres equipos (Irapuato, Matamoros y Durango) por no cumplir con requisitos, el panorama luce complicado. Ojalá y se den las cosas para que nuestro estado cuente con una franquicia en la Liga de Expansión MX.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios