Opinión | ¿Alguien duda de la ineptitud de AMLO?

Mariano Cervantes

Fracaso, es el adjetivo que mejor describe el resultado de la política de seguridad de Andrés Manuel López.

Ante el clima de violencia y creciente inseguridad en el país, la única pregunta válida a estas alturas es si el gobierno de AMLO es incapaz o es cómplice. O no puede, o no quiere, no hay otra explicación.

 

¿No puede?

Sobre si el fracaso se debe la incapacidad del gobierno hay que anotar que Andrés Manuel era candidato cuando ya sus promesas sonaban a ilusión; aseguraba que desde el primer día de su mandato la seguridad pública mejoraría solo por virtud de su ascensión. Luego se puso un plazo para que, ahora sí, las cosas se compusieran… pero cualquiera con dos dedos de frente supo siempre que no iba a poder, nunca tuvo planes claros, proyectos serios de cómo reducir la criminalidad; bueno, su mal llamada ‘estrategia’, de abrazos y no balazos, que en realidad fue solo una frase o una directriz para las fuerzas armadas, ya se sabía que no iba a funcionar.

Pero había necesidad de creer en un mesías, en un redentor, en un caudillo… y para sus ilusiones hubo ilusos.

No hay que olvidar que cuando planteó un programa de seguridad en el que incluía la creación de la Guardia Nacional, los partidos de oposición no creían que fuera lo más adecuado; se dudaba del mismo, pero… se vieron obligados a aprobarlo para no darle el pretexto y que luego los culpara del fracaso por no haberle aprobado su idea.

Lo aprobaron para que no tuviera pretextos, pero evidentemente no pudo, no puede y en lo que se ha esmerado, es experto y siempre puede, ha sido precisamente en… poner pretextos.

 

¿No quiere?

Hay quien considera que el fracaso en seguridad no es por incapacidad sino por complicidad. Los distintos detalles que se han hecho públicos han mostrado a un presidente amistoso, complaciente, protector… de los delincuentes.

No es necesario enumerar las muestras de respeto que López Obrador ha tenido especialmente para la familia del “señor Guzmán Loera” como él le dice a quien el resto del país conoce como El Chapo.

De modo pues, que quienes dudan que el presidente es inepto, es porque creen que es cómplice.

 

Maromas ridículas

Pasmoso ha sido ver que a pesar de la evidencia, todavía hay quienes se esfuerzan en tratar de justificar o defender lo indefendible.

Se pueden leer textos tan absurdos como aquella idea de que todo esto es parte de un “golpe blando” para culpar al presidente y que los verdaderos responsables de la violencia son los poderosos que defienden sus intereses económicos.

También patético resulta el papel de aquellos que no hace mucho criticaban, al ritmo marcado por AMLO, la militarización y ahora la defienden “porque esta ves es diferente”, porque con los de antes se hacía mal pero ahora ya no hay corrupción; ja… ja… ja…

El propio López ha sido exhibido una y otra vez cómo ahora defiende lo que antes criticaba.

 

Aplica

Cabe perfectamente la paráfrasis compartida en un twitt en 2017: «Napoleón decía: “Si el crimen y los delitos crecen, es evidencia que la miseria va en aumento y que la sociedad está mal gobernada”. Aplica.» escrito por López Obrador.

 

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
9
Shares
Related Posts