Opinión | Anhelos

-Oye we, seguido te burlas de mí porque me agarras dormido y soñando…-; Simona la Soñadora mi Alter; si te la pasas durmiendo, cómo no lo voy a hacer; me recuerdas mucho a un buen amigo que era algo así como tú… – ¿De galán y apuesto?…-; no wey, de Haragán. Siempre decía, y hasta la fecha lo sigue diciendo, que él es una persona que por las mañanas no hace nada y por las tardes descansa.

– Ya ves we, apenas empezamos un diálogo sano y constructivo, y tú más rápido que pronto, comienzas con tus ofensas hacia mi persona -. Cálmate mendigo mártir de la cuarentena, yo no te ataco, ni agredo, ni ninguneo; lo único que hago es hablar con transparencia en tus diálogos sanos y constructivos.

– Bueno ya, dime si tú no duermes y si no sueñas we, porque siempre te estás burlando de mí…-; sí, si duermo Alter, poco, pero sí duermo…; – y sueñas…-; sí Alter, también sueño. – y como qué sueñas…-; no pues no manches Alter, con trabajos me acuerdo en dónde dejo estacionado mi carro y quieres que me esté acordando de lo que sueño cuando estoy completamente inconsciente. – Pero debe de haber algún sueño que se repite y quizás es porque deseas tanto que eso se convierta en realidad ¿O no? -.

Tienes razón. Pero más que un sueño cuando duermo, son sueños que tengo en la vida, anhelos; porque los sueños consecuencia de estar dormido, neta Alter que me acuerdo muy poco; y eso porque son sueños de que te sacas la lotería y andas por todo el mundo y así despiertas y te quieres ir de largo durmiendo porque en esos sueños tienes resuelta la vida…; – o sea que ¿has soñado con ganarte la rifa del avión prejidenjial? …-; no, está bien que sueño estupideces, pero no llego a tanto Mequetrefe.

– Oye Tío Lucas, y te recuerdas algún sueño de esos que dices…-; no estás escuchando que no me acuerdo…; – “perate”, no me dejas terminar mi cuestionamiento; decía de esos sueños que dices de anhelos; a eso me refiero -. Pues Simona la Anheladora mi distinguido Saltimbanqui…; – Sal… qué we…-; jajaja, nada mi digno representante cuatroteriano; te dejo de tarea que busques lo que significa saltimbanqui…; – en la REA…-; RAE… es RAE Parásito.

Pero hay te va. Desde que era niño…; ujuleeee. Ya llovió we. Ya hasta se te cayó el tejado de la cabeza -. Bueno vas a estar con tus impertinencias, porque si es así mejor no te digo nada…; – no we, fue pa´romper el hielo…-; te voy a romper otra cosa si sigues. Te decía que desde niño siempre soñaba, o anhelaba, trabajar algún día en la radio. De hecho ya lo he contado varias veces, pero como siempre andas en Babilonia…; – ¡Ah chis! En dónde queda eso. Si al único lugar más lejos que me has llevado es a comer birria a Nombre de Dios we; te voy a pedir que no me andes levantando falsos, porque me pueden secuestrar por decir que ando viajando por no sé qué partes se te ocurre -; jumento, no cabe duda que eres un jumento.

Prosigo. Desde los cinco o seis años en que mi amado padre llego a la casa con una Telefunken, y antes de que preguntes que es eso, te diré que qué te importa…; – y yo te respondo que comas torta con tu hermana la pelota; ¡Ah veda we! Se quiere llevar -. Pues después de que ese armatoste llego a adornar la sala de la casa, mi pasión por la radio se fijó como una obsesión, de la cual tú ya conoces muy bien. Y lo importante de ese anhelo, es que nunca lo dejé pasar. Eso es lo importante de los anhelos, materializarlos algún día, cueste lo que cueste; sin aflojar, siempre habrá las condiciones y las personas que te ayuden a eso…; – ¿Sin aflojar we? ¿Tú me apoyarías a lograr mi anhelo? -; claro, aunque no lo parezca y aunque lo dudes, te aprecio mendigo Haragán.

Pero a ver dime ¿Cuál es ese anhelo tuyo? Me imagino que quieres estudiar, cultivarte, dejar de ser un parásito sin oficio ni beneficio. Supongo que quieres salir del perfil idóneo para recibir una dadiva gubernamental… No sé… A ver, cuéntame.

– Pinche pelón, y luego dices que no sueñas. Todo eso que mencionas, ni soñando lo voy a hacer, para eso te tengo a ti, para que me mantengas we. Mi sueño es más ambicioso que simplemente trabajar en radio we…-; ¡Órale! ¿Qué sueñas pues?…; – pues sueño con que algún día alguna autoridad vaya a pavimentar las calles de mi fraccionamiento we; neta que es bien pasado de lanza estar toda la noche ahí, boleando tus zapatitos para salir al día siguiente a acompañar a un mamila, con tu ropita bien limpiecita y planchadita y que al encontrarte en la mendiga banqueta, pase un pinche camión de la Alianza como si fuera porque le dijeron que el sancho está en su casa y haga aquello una verdadera calamidad enlodada.

“No es justu”, como diría el buen Chava Flores que sigamos en la ciudad con tantas calles peores que camino carretonero de la Revolución…-; Ya vámonos we, siempre con tus cosas…; – que we, no le saque, mínimo que nos manden una maquina de esas amarillas para que empareje la tierra, y así, aunque los camioneros pasen a… duro; pues no se hacen charcos que nos salpiquen -. Vámonos ya.

Puedes comentar con Facebook