Opinión | Anuario de migración y remesas México 2020 (Parte II)

Uno de los problemas socio, político y económicos más preocupantes que se está acelerado a nivel mundial es el Fenómeno de la Migración. Si bien siempre ha existido el desplazamiento de las sociedades, en este tiempo se ha agudizado el flujo de personas entre países no desarrollados y subdesarrollados hacia los países desarrollados. Por tal motivo, se realizarán varias entregas para dar a conocer las cifras y análisis económico de dicho fenómeno con base en el Anuario de migración y remesas México que año con año elaboran conjuntamente la Secretaría de Gobernación, el Consejo Nacional de Población, la Fundación BBVA Bancomer y BBVA Research. La semana pasada se escribió con relación al entorno internacional mientras que en esta ocasión se dará a conocer la migración en América del Norte.

Se puede decir que Canadá y Estados Unidos son países que se formaron a partir de la inmigración de personas de muy diversas partes del mundo a lo largo de más de tres siglos. Este último es el principal destino de la inmigración con casi una cuarta parte de la población migrante internacional; es decir, contabiliza cerca de 50 millones de personas inmigrantes en 2020. Canadá es el octavo país más importante como destino de la inmigración mundial, con cerca de ocho millones de personas migrantes, que representa más de 20 por ciento de su población. Por su parte, México es el segundo país con mayor volumen de población emigrante a nivel mundial, la gran mayoría residente en Estados Unidos. En las últimas dos décadas, se ha convertido en un importante país de tránsito para personas migrantes, principalmente de Centroamérica, pero también de Sudamérica, África y Asia que buscan llegar al sueño americano. Además, de manera más acentuada desde la pasada recesión financiera mundial, se ha incrementado el número de inmigrantes en México, conformado principalmente por una población joven nacida en Estados Unidos, pero con madre y/o padre nacidos en México.

En 2019 había una población inmigrante de 48.4 millones en Estados Unidos, casi el doble que en 1995. Una cuarta parte nacieron en México, 30% eran de Asia, principalmente de India (3.3 millones), China (2.4), Filipinas (1.8) y Vietnam (1.4), y 17.5% de Centroamérica y el Caribe. Se estima que en 2017 más del 22% de la población inmigrante era no autorizada (10.5 millones). En 2019, había mayor proporción de mujeres entre la población inmigrante en Estados Unidos proveniente del Caribe, Sudamérica, Europa y Asia. Más de 30% de la población inmigrante de Canadá, Europa y el Caribe tenía 60 años o más de edad. Entre la población inmigrante, quienes nacieron en México tuvieron la tasa más baja con ciudadanía de Estados Unidos (34.4%), la más alta la registraron quienes provenían de Europa (72.0%).

El 6.5% de la población inmigrante mexicana en Estados Unidos tiene estudios profesionales o posgrado, mientras que para el resto de la población inmigrante de América Latina es de 10.0% a 31.7%. Solo 6.2% de la población inmigrante mexicana ingresó en los últimos 10 años a residir en Estados Unidos, el restante 93.8% tiene 10 o más años viviendo en ese país. En 2019, la población trabajadora inmigrante en Estados Unidos procedente de México y Centroamérica se concentró principalmente en los sectores de la construcción, hostelería y esparcimiento. En cambio, la población inmigrante nacida en el resto de las regiones trabajó en su mayoría en los sectores de educación y salud (que incluye servicios de cuidado), actividades profesionales y administrativas, así como en comercio al por menor y al por mayor. El total de personas nacidas en el extranjero residentes en México fue de 1 074 752 en 2018. Su porcentaje respecto al total de la población casi se ha duplicado desde 1992, de 0.5 a 0.9%. La población inmigrante de Estados Unidos ha crecido a un ritmo más rápido que la población de otras partes del mundo.

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

Puedes comentar con Facebook
Anuncios