Opinión | Avanzamos, despacio, firmes y seguros

Mientras el presidente López Obrador, sigue obstinado en negar la realidad o desplazarla, porque no le ayuda, no le favorece y enturbia el camino para alcanzar sus metas, nosotros en Durango seguimos caminando, sin prisas, pero confiando en la guía que el gobernador Aispuro Torres a trazado para que enfrentemos las crisis tanto sanitaria por el Covid-19, como la situación financiera, los apoyos a todos los ciudadanos fluyen y podemos aseverar con seguridad que no hemos estado parados del todo, luego de la parálisis total, poco a poco y gradualmente las actividades se normalizan, así pues, seguros y firmes no escuchamos las voces que claman desastre y no obstante, avanzamos; claro que no cerramos los ojos a los efectos colaterales que ha provocado la pandemia y las muchas necesidades que todavía no son atendidas.

No nos obstinamos en negar irresponsabilidad con que un sector de la sociedad quiere enfrentar la propagación del virus letal, la apatía perversa parece desvanecerse a ratos, pero aparece luego en otras familias, pero la intolerable conducta no induce para que todos caigamos en la trampa, al contrario, es desaprobada y claro, los irresponsables lo perciben y algunos reflexionan, así vamos, eso por supuesto no nos detiene.

Todos los sectores se reactivan paulatinamente, ojalá las obras públicas que están pendientes cuyos recursos existen, pronto reinicien algunas y otras comiencen a mover la economía local, también, esperamos con ansias que el préstamo que fue aprobado por el Congreso del estado, sus recursos y los proyectos que avalaba se sumen a todas las acciones emprendidas y reactiven el desarrollo.

Desconocemos dónde está el freno, si es en el centro de las decisiones o del Secretario de Obras, ya es mucho aguantar el freno de las inversiones y eso crea zozobra, pues la indecisión apaga el ánimo, provoca desesperanza y vaya, hay qué decirlo, crea desconfianza. No estamos para eso, pues somos sensibles a la desilusión y de ello, estamos cansados.

Si los ciudadanos de a pie, diariamente debemos vencer las adversidades, es el Gobierno el responsable de poner el ejemplo y él haga su tarea y ponga el ejemplo, ¡ya que se mueva la maquinaria de gobierno de la entidad! No vamos a seguir el mismo camino por el que nos trata de llevar López Obrador, las circunstancias exigen acción, la realidad está ahí, a donde miremos, negarlo sería absurdo y es una reacción estúpida, tonta que causaría más infortunio y, ¿quién desea eso?

Avancemos señor Gobernador nosotros estamos con usted, no se arredre, no se detenga, avance y jálenos con las cuerdas del desarrollo que traen las inversiones inteligentes.

¿Quién desea parar? ¿Quién está desilusionado? ¿Quién desconfía? ¿Quién lo cuestiona?

Los críticos profesionales, los agoreros del mal, los que nos prometieron ser diferentes, los que iban a transformar al país, los que se empeñan a ocultar la corrupción, los que defienden a delincuentes vestidos de doctor, los que callan el desastre de los programas sociales, de la Guardia Nacional, ahora todo lo ponen en un embudo que se llama Lozoya, ahí va todo, antes fue Rosario, esos son los que no están de acuerdo en nada, es su gen, no se ponen de acuerdo ni en su casa. Finalmente, si no les conviene, no están de acuerdo.

Ellos señor Gobernador, no nos interesan, además hablan hasta con faltas de ortografía, obedecen a su interés de grupo, ni siquiera de una corriente, si se ponen el cubrebocas es porque no les conviene no usarlo y le temen a la crítica social, saben que están en un aparador y todo lo que hacen o dicen o dejan de hacer, se está anotando en los registros mentales de una sociedad, que ya no está dispuesta a seguir callando, ya dejó esa actitud sumisa y alza la voz cuando es necesario.

Estamos confiados en que su actitud ante la situación la vamos a vencer unidos, todos juntos cada quien desde su lugar de trabajo, su máquina en la fábrica, su parcela, su ganado, su huerta, su granja, su corral, su lugar de subsistencia, no bajaremos las manos, no nos dejaremos llevar por el canto de los ilusionistas, sí esos, que no soportan una conversación si se les cuestiona, ellos no aceptan que se les cuestione, pues todo lo que significa la 4ª. Transformación es un deseo, es sólo eso y un deseo sin un Plan, se desvanece, usted tiene la palabra.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook