Opinión | Buena catarsis social

La ultra derecha vibró de emoción, y con ella el priismo conservador, al ver llegar al Zócalo de la ciudad de México a los contingentes de FRENA, después de haber estado tres o cuatro días en plantón diurno sobre la avenida Juárez frente a la alameda central.

Una protesta místico-política rodeada de una atmósfera de súplica, rezos, plegarias, imágenes, estandartes religiosos, rosarios, y banderas nacionales, en donde se escuchó el grito que alentara y motivara a los cristeros en 1927 “Viva Cristo Rey”.   

Nos parece qué siendo irrelevantes como fuerza social, deberá ser tema de estudio psicológico, sociológico, antropológico, incluso teológico. El clero no ha fijado una posición al respecto, lo cual nos parece importante que lo haga porque hay un uso abierto de sus creencias, guardar silencio es dar un aval, lo cual si bien no representan ningún peligro, si arriesgan a que la imagenología, y rezos, sometidos ya al escarnio popular junto con los místico-políticos. 

La religión mezclada con la política es un coctel indeseable, la experiencia latinoamericana es terrible. Los católico-evangélicos han usado el poder de manera bestial, avalando torturas y genocidios étnicos, intelectuales, de lideres sociales, destrucción de avances democráticos y aniquilación de protestas estudiantiles, obreras, campesinas, sexuales, defensoras de la mujer, ecologistas etc.

Siempre aliados de los militares golpistas, intentaron exterminar etnias como en Guatemala, se sospecha estuvieran detrás del asesinato de cinco jesuitas y del obispo Oscar Arnulfo Romero. 

Los católico-evangélico-políticos, son expresión de la ultra derecha violenta, intolerante, fanática extrema, movida de manera turbia.

Los frentes contra el presidente López Obrador y su proyecto de la 4T, se mueven en varios frentes: prensa derechista, toma de la presa la Boquilla, el Senado, la Cámara de Diputados y congresos locales, los gobernadores anti Amlo con diputados aliados de Morena como en Durango. 

No obstante, no permean en el animo social, no detonan, tienden al aislamiento, y al divorcio social, no generan tendencias y todos se quedan en el mismo circulo clientelar.

No es especulación, el que no avancen en su proyecto “golpista”, ejemplo de ello es la empresa Parametría, que da a conocer el resultado de un estudio de opinión, que da seis puntos más al Presidente López Obrador a los que tuvo en las elecciones del 2018.

El que el Presidente de la República aumente su aceptación después de veinte años de intenso golpeteo, es un hecho inédito quizá en el mundo. Si a esto se la agrega una dolorosa pandemia, una crisis económica global, una violencia creciente, su crecimiento en puntos de aprobación, es para sorprender.

Por eso creemos que el movimiento de Frena es intrascendente, no obstante con maquillajes, como usar  tiendas de campaña de escenografía, y asegurar que llevarán ocho millones de simpatizantes, o que no se quedan a dormir En el plantón porque no son tontos, o que López Obrador tiene una aceptación de quince por ciento. Falsedades que solo aceptan gentes fanatizadas que no someten a ejercicio racional estas mentiras.

De esa manera, el fanatismo se rodea de una burbuja falsa, hablan en nombre de un Dios que ni conocen ni entienden, se asumen como portavoces de todo un país y como se consideran correas de transmisión de la divinidad en la tierra, esperarán a que el presidente renuncie, lo cual, en verdad que es una tragicomedia de derecha que sirve de catarsis social. O no.

Puedes comentar con Facebook