Opinión | Buscarán diputados la creación del municipio 40

Hace algunos días, de nueva cuenta se propuso -pero en esta ocasión de manera formal- la  creación del municipio 40 en el estado de Durango, intención que se ha presentado en tres regiones de la entidad y que se hace bajo el argumento de una distribución más equitativa de los recursos, una mayor atención  a los ciudadanos de zonas que, en ocasiones por su situación geográfica, quedan marginadas de los centros poblacionales o de las cabeceras municipales, lugares en donde se concentraban los recursos (cuando se tenían).

  Esta inquietud la han presentado en su momento, ciudadanos, habitantes y representantes populares de la zona de Mapimí, de Cuencamé, y ahora recientemente, de Mezquital, en el primero de los municipios se habla de la cantidad de habitantes y el movimiento económico que hay en Ceballos, población alejada de la cabecera municipal que exige una mayor atención y servicios, y aunque esta propuesta se hizo hace algunos años, nunca se formalizó y tal vez haya quedado en una simple ocurrencia.

  Otros de “los olvidados” son los habitantes del sur de Cuencamé, en donde por la lejanía con la cabecera municipal, tienen que viajar por horas para realizar cualquier tramite relacionado con sus tierras, sus viviendas o en lo personal, para ellos Guadalupe Victoria es el municipio más cercano, si se toma en cuanta las vías de comunicación existentes, por lo que en más de una ocasión se ha mencionado la idea de crear ahí, el municipio 40.

  Pero quienes ya hicieron formal esta propuesta como parte de su Agenda Legislativa,  fueron los integrantes del Grupo Parlamentario de Movimiento Regeneración Nacional,  presentaron la iniciativa de reformas a la Constitución Política de Estado, a la Ley Orgánica del Municipio y a la Ley de Integración Territorial, para crear el municipio autónomo indígena “Santa María”, por lo que se da respuesta a una demanda añeja de los habitantes de esta parte de la entidad, en donde predominan las comunidades indígenas.

    En el documento presentado por el diputado de origen indígena, Bernabé Aguilar Carrillo se detalla que  la sede del ayuntamiento será en la comunidad de la Guajolota, por lo que se tendrían que reformar tres ordenamientos jurídicos, se tiene pensado además implementar un proceso de consulta pública entre los pueblos originarios para conocer sus puntos de vista, sin embargo, tal vez no sea el mejor momento para ello, si algo falta en estos momentos en el país es el dinero para los municipios, para las obras que requieren e manera urgente, solo basta con echar una mirada al pavimento de esta capital para conocer la magnitud de la falta de recursos para lo más indispensable, para lo urgente,  si bien se sabe que en este país se tiene una deuda histórica con las comunidades indígenas, los gobiernos de los diferentes niveles de gobierno están muy lejos “de ponerse a mano” con ellos, y aunque el argumento de los morenistas es tratar de aprovechar la coyuntura histórica con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador,  asegurando que su  prioridad son los grupos originarios, la tarea no será fácil.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios