Opinión | Carta

Por Marco Antonio Espinosa López

 

Resplandor entre rejas LXVII

“H

ola carnal:

Espero que te vaya muy bien. Sabes carnal, te extraño mucho.

Me da mucho gusto que te metieras al boxeo. Hermano quizás te has… (Llanto) Quizás te has de preguntar por qué nos han pasado muchas cosas malas.

Pero en esta carta te digo que le estoy echando muchas ganas aquí adentro y es por ti que nomas veo tu nombre tatuado en mi espalda y le hecho muchas ganas con Dios y mi abuela.

Quizás desde muy temprano me pregunto si tuviera a ese hermano tan cariñoso y amoroso con su hermano, me empujas a predicar pero sabes hermano, como quisiera estar a un lado tuyo apoyándote, dándote todo mi amor y mi cariño. Eres la persona más humilde y honesta con los de tu familia; pero no se te olvide que mi más grande anhelo es estar con esa persona que desde pequeño me cuidaba sin importar lo que sucediera y, por esa razón, quisiera estar con mi hermano honesto y comprensible que, con pocas palabras y acciones me demuestra que me ama y me extraña; aunque la verdad es que yo también te extraño y quisiera abrazarte y darte un beso y decirte que no decaiga tu fe y que no te apachurres.

Quiero que sepas hermano que aun desde lejos te apoyo y te amo con todo mi corazón y que no importa la distancia porque entre los dos podemos demostrarle a dios que sí podemos con el compromiso que él tiene para con nosotros y a nosotros mismos, a nuestra familia;  en un año nueve meses voy a verte, ya me dijo la Juez que podré salir.

Te amo y te extraño con todo mi corazón”.

– Platícanos para quién es esta carta. * Esta carta es para mi hermano que desde hace muchos años no lo veo; como tres o cuatro años. La última vez que lo vi fue cuando llevaron a mi madre muerta a donde esta, para que la viera.

Fue la última vez que lo vi con mucho dolor, pero es lo que ahorita me ha empujado a seguir adelante y no decaer.

– ¿El también está preso? * Sí, él est,á preso y en una pequeña carta me expresa lo que siente por mí; me dice que le hago mucha falta porque soy el más chico. Él es el mejor que puede haber de mi familia.

– ¿Esta carta es de él para ti o tuya para él? * Mía para él. – Y ¿Cómo se la vas a hacer llegar? * Mediante una maestra o mediante de mi abuela; pero quiero que se dé cuenta que no está solo.

– Antes de estar detenidos los dos, tú en el CERTMI y él en el CERESO, ¿Se expresaban esto, se decían esto mutuamente había cercanía? * Nunca hubo palabras así. Siempre eran robos, siempre estar delinquiendo.

– ¿Juntos? * Juntos siempre. Se preocupaba porque no me pasara nada, y pues yo no me daba cuenta de cuánto que amaba y por eso siempre me llevaba a su lado. – ¿A pesar de delinquir? * Sí a p. Él tenía más faltas con la ley y quizás no le importó que yo me pusiera en riesgo o él en riesgo para andar juntos los dos por donde quiera.

– ¿Tú por qué seguiste en eso? * Yo seguí porque me sentí desesperado; porque en un momento sentí que mi familia ya no me quería, que me sentía rechazado con las demás personas y pues me tuve que alejar… Me tuve que alejar de mi familia, de ese hermano que  toda la vida habíamos andado juntos.

– ¿Cuánto llevas aquí? * Llevo  cuatro años dos meses. – ¿Y cuánto te falta para salir? * Me falta un año y nueve meses para estar libre.

– ¿Él cuánto lleva en el CERESO? *Lleva lo mismo que yo; como cuatro años tres meses. – Y para salir ¿Cuánto le falta? * No pues le falta rato. – ¿Cómo cuánto? * Le  echaron trece años.

  Saliendo de aquí ¿Lo irás a ver, lo iras a visitar? * Sí, mis planes son más allá.

– ¿Cuales son? Platícanos, bueno si puedes platicarnos. * Mis planes primeramente son ponerme bien con todas aquellas personas que les hice daño, porque aquí adentro hay muchas personas que me han enseñado muchas cosas, a pesar de lo que hice.

Primeramente sería ir a la tumba de mi madre; después buscar un trabajo y arreglar mis papeles para poder ir con él para que vea que no está solo; de hecho nunca estuvimos solos, pero nunca nos dábamos cuenta de que teníamos a Dios de nuestro lado siempre y quizás ahorita se ha de preguntar o nos hemos de preguntar cómo va  a ser nuestro destino; pero mi destino  él ya lo sabe y es estar con Dios y quiero que él también se acerque.

– Te hubiera gustado que en lugar de una carta, haberlo hecho de manera personal sin haber estado detenidos ambos. * Sí me hubiera gustado  expresarle cuanto lo quiero, expresarle lo que siento por él; pues no se pudo en los momentos que teníamos libres allá afuera, pues nunca nos dijimos una palabra, ni te quiero ni te amo pues. Sí sabíamos que por las cosas que estábamos haciendo íbamos a ser detenidos algún día; pero ni cuando nos tuvieron detenidos en las torres (Fiscalía) no fue ni para hablar de algo los dos.

Tengo poco escribiéndole a él y él a mí contestándome aquellas cartas que quizás me están dando un aliento para seguir adelante y no dejarme caer.

– Gracias.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios