Opinión | Con las botas puestas

La semana anterior, la Secretaría de Hacienda presentó el Paquete Económico 2021 que contiene el Proyecto de Egresos de la Federación para el próximo año. En síntesis se puede decir que es un documento que por un lado derrocha optimismo; apuntala los proyectos insignia de la administración federal, así como los programas sociales de aliento electoral; prioriza inversión pública en infraestructura y salud; mantiene la fe en PEMEX y CFE como (muy poco probables) palancas de desarrollo; reduce participación a estados y municipios, y en el rubro social, invisibiliza a las personas con discapacidad y deja en la indefensión a la clase trabajadora.

A la construcción de la refinería Dos Bocas, el nuevo aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya se les asignó un aumento de presupuesto considerable. El incremento de poco más del 641% en su presupuesto que tendrá la Secretaría de Turismo no está destinado a paliar los estragos que ha provocado la pandemia del covid 19 en ese sector que vive la peor crisis de su historia, casi todo irá para el proyecto del Tren Maya al que se le asignarán 36,288 millones, un incremento 14 veces superior al que se le asignó en este 2020. Además de esta obra insignia, junto con el aeropuerto de Santa Lucía, el Corredor Interoceánico y la refinería de Dos Bocas, éstos tendrán en su conjunto alrededor de 107,000 millones de pesos, un incremento cercano a 70% respecto al ejercicio anterior.

Por lo que respecta a los estados, tendrán un recorte estimado de cuando menos el 5.5% de su presupuesto, dividido en participaciones, aportaciones, subsidios y convenios de coordinación. De manera específica se verá impactado en la afectación de los ramos 23 (previsiones salariales y económicas) y el 28 (participaciones a estados y municipios). Los municipios también tendrán cuesta arriba la situación: se propone la eliminación del Fortaseg, un subsidio dirigido a un poco menos de 300 municipios en todo el país, usado para financiar rubros como la formación y parte del equipamiento de policías municipales. En caso de concretarse  representaría una disminución de 4 mil millones de pesos en los presupuestos municipales de seguridad. Igual de alarmante resulta que se está proponiendo una disminución de 4.6% en el Fortamun, el principal fondo de aportaciones a municipios.

En cuanto al tema de la discapacidad no se asignó presupuesto para programa para la atención a personas con discapacidad del DIF, al Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para Personas con Discapacidad, al Mecanismo Independiente del Monitoreo Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la CNDH. Asimismo, desaparecerán los gastos para atención a personas con discapacidad en el ISSSTE y el programa para atención de personas con discapacidad en la Secretaría de Salud. Mientras que el proyecto “Atención a Planteles Federales de Educación Media Superior con Estudiantes con Discapacidad”, único vinculado a alumnos con discapacidad en la Secretaría de Educación Pública, tuvo una reducción de 20 por ciento, pasando de 32.5 mdp a 20 mdp.

El único logro para ese grupo vulnerable se dará a través del  Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente, en el que hay un monto asignado 8.87 por ciento mayor al del año pasado. El total del apoyo individual subió 70 pesos en comparación de 2020, en 2021 será de 2 mil 620 pesos al bimestre contra 2 mil 550 pesos del año en curso. Setenta pesos más al bimestre será el apoyo que designará la federación para las personas con discapacidad, un grupo, que además de vulnerable, es invisible a sus ojos.

En el ámbito laboral el Paquete Económico propone una reducción de 24.1 millones de pesos a los fondos de la Secretaría del Trabajo asignados al rubro de “Impartición y procuración de justicia laboral”, que pasaron de 941.8 millones de pesos en 2020 a 917.6 propuestos para el próximo año. En términos reales, esto es, tomando en cuenta la inflación, el recorte es de 5.7%. Dicho rubro engloba el presupuesto tanto de la JFCA y de la Profedet. De acuerdo con el proyecto de egresos, la Junta Federal sufriría una reducción de 25.6 millones de pesos, al pasar de un presupuesto de 746.3 millones de pesos en 2020 a 720.7 millones en 2021, un recorte de 6.6% en términos reales. Esto impactará a miles de trabajadores que por motivo de la pandemia han perdido su trabajo en estos meses recientes.

Todo esto y más con una estimación sobrevalorada en optimismo por parte de la Secretaría de Hacienda que prevé un crecimiento del orden del 4.6% del PIB. De igual forma, calcula que el precio de la mezcla mexicana de petróleo de exportación se ubicará en 42.1 dólares por barril. Y estima que la plataforma de producción alcanzará los 1.85 millones de barriles diarios.

En resumen, la 4T se la jugará a morir con las botas puestas, sin cambio de rumbo, sin medidas contracíclicas para promover  una reactivación económica integral. Fortaleciendo programas electoreros, concediéndole a PEMEX una relevancia que hace años no tiene y haciendo menos a las personas con discapacidad.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook