Opinión | Consejo

Resplandor entre rejas XLI.

Este… Primeramente pues mi nombre queda anónimo… Este soy un joven tal vez recluido, reprimido por la vida; pero ahora se me presenta una oportunidad, un cambio de vida en manera muy distinta a lo que conocía antes, de lo que era mi pasado, drogas y algo parecido; así que esta tarde quiero dar un mensaje a la juventud más que nada sobre lo que es el pasado; olvidando las cosas pasadas para tratar de romper las cadenas… Esos grilletes de nuestro agobio y que se presentan en nuestra mente, en nuestra capacidad de creer y hacernos sentir menos tal vez por problemas familiares, por lecciones que nos ha dado la vida.

Y es que justamente no son problemas ni son pruebas, son lecciones que la vida te enseña para ser mejor e ir rompiendo y abriendo esos caminos que están al frente de todos nosotros; de que no importa si eres de color, no importa si te gusta una cosa o no te gusta; tú tienes la decisión de tomar eso que es tuyo… Esa… Esa bendición de estar siempre apartado hacia un nuevo propósito para tu vida, de estar decidido completamente a transformarla.

Este un mensaje bíblico. Se puede decir que esto fue lo que transformó mi vida; fue lo que cambio y lo que me enseñó mi vida propia; a valorar primeramente a las personas a las cuales amo, a sentirme lleno de cariño, de emociones, de sentimientos que ahora puedo verlos y antes no me daba cuenta que estaban ahí.

Antes juzgaba y me agobiaba en mi propio yo… En querer superarme por mí mismo; pero ahora me doy cuenta de cuan hermosa es la vida y que se puede salir adelante a pesar de cada problema que tiene uno; en la vida se puede salir adelante y no hacernos esclavos de nuestro propio yo.

Nosotros somos capaces de alcanzar nuevas metas y de no agobiarnos perdidamente en las cosas que pasaron; si ya fuimos lo que fuimos, hoy es un nuevo día… Hoy es un día para poder cambiar todas esas cosas malas por cosas buenas; porque cada acción tiene su reacción y si tú haces una acción buena tienes una reacción buena… O sea aléjense de lo malo… Es mejor hacer el bien y tener lo necesario para vivir.

No importan las riquezas, no importa el dinero, porque a fin de cuentas eso sale sobrando; lo que en realidad me doy cuenta que importa en esta vida es lo que sientes, esas sensaciones que el destino te va aportando en el camino de tu vida… Lo que te va enseñando y lo que vas cultivando tú es lo que vas a cosechar.

Pues sería todo y gracias por dejarme dar este mensaje a los chavos de allá afuera; espero que sirva de algo.

*Tomada del libro “Resplandor entre rejas”. Marco Antonio Espinosa López. Editorial “Benito Juárez” del SNTE. Octubre 2015.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios