Opinión | Cuando despertó, el avión todavía estaba allí

La historia del avión presidencial es emblemática del gobierno de López Obrador y su “Cuarta Transformación”. En el capítulo más reciente, la rifa fraudulenta apenas sale tablas, y eso contando con que el gobierno compró buena parte de sus propios boletos.

Ocurre que la rifa fracasó; los boletos no se vendieron, el gobierno tuvo que comprar parte de ellos para que saliera aunque sea para pagar los premios.

Parecería un mal chiste, pero efectivamente, ya al cuarto para las doce el gobierno tuvo que invertir recursos públicos para comprar boletos de su propia rifa y todavía con eso, hasta el lunes se había vendido menos del 70 por ciento de los cachitos, contando los el dinero invertido por el gobierno y los boletos “vendidos” a fuerza entre los burócratas, lo que apenas daba para completar el pago de los premios. Es decir, un fracaso por donde se le vea.

La rifa es fraudulenta porque todavía en spots recientes el presidente López Obrador señalando la aeronave dice “Este avión lo vamos a rifar el 15 de septiembre” lo cual es mentira; el avión no se rifa.

AMLO ofreció rifarlo en una de sus múltiples ocurrencias, cuando fue evidente que no podía venderlo. Pero luego tuvo que entender que tampoco podía rifarlo por las mismas razones; porque no es suyo.

Sin embargo para efectos de la 4T la ría ha sido un éxito total; ha servido de distractor durante meses, lo mismo el pueblo bueno pero también analistas y críticos, han estado embaucados o distraídos con este tema y se han quedado al margen los asuntos verdaderamente importantes como el manejo de la pandemia, la seguridad, los muertos por la violencia que hace rato superaron a los de Calderón y a los de Peña Nieto, la grave crisis económica que ya estaba encaminada desde antes del Coronavirus, la negligencia oficial cuatroteriana en el abasto de medicinas para los niños con cáncer, los crecientes feminicidios y una larga lista de pendientes que desde las mañaneras nos han insistido en que no son relevantes, lo importante es… la rifa.

Visto así, la rifa es una genialidad, muy propia de Andrés Manuel, hábil y experimentado en esto de mover los reflectores a su antojo.

Hoy por la tarde será el sorteo… y mañana el avión todavía estará ahí, listo para seguirlo usando, no como transporte sino como distractor, como petate de muerto, como insignia o falso ejemplo de despilfarro.

Y claro que es un falso ejemplo; un avión para el jefe de estado mexicano es una necesidad, como lo es para la mayoría de los jefes de estado y de gobierno del mundo.

Solo un necio o alguien demasiado limitado se cree aquello de que un gobernante puede perder horas de valioso tiempo en terminales de aeropuertos o en vuelos comerciales, tiempo que podría aprovechar para gobernar, desde una oficina móvil.

Y creen que ahorra… si cuentan solo el precio de sus boletos parece poco, pero si le suman los de sus acompañantes, los de las decenas de ayudantes que se desplazan por separado para preparar sus giras y para hacer las veces del desaparecido Estado Mayor Presidencial, más las aeronaves de la Fuerza Aérea que también se desplazan, y todavía el enorme pago que sebe hacer por mantenimiento de un avión que no se usa, entonces, sale más caro el caldo que las albóndigas. Ese sí es un verdadero despilfarro en aras del populismo.

Y no, el avión presidencial no es un lujo como han querido hacer creer todo este tiempo, es caro porque es nuevo, porque es de primera calidad, pero no es más caro ni más lujoso que los aviones de la misma marca que usan miles de pasajeros todos los días alrededor del mundo. Solo que este está arreglado por dentro de forma que una parte sea para pasajeros en asientos cómodos, que son menos lujosos y con menos comodidades o amenidades, que los asientos de la verdadera primera clase de en los aviones modernos. Otra parte del avión está arreglada como oficina, porque el presidente puede y debe trabajar a bordo y claro que tiene un camarote para su descanso.

Con la no rifa del avión, ha ganado AMLO y sigue perdiendo México.

@MCervantesM

Puedes comentar con Facebook