Opinión | De semáforo amarillo y financiamiento de campañas

La declaratoria del semáforo amarillo, decretado a partir de esta semana por las autoridades sanitarias del gobierno del estado, ha representado una verdadera bocanada de aire al sector empresarial y comercial de la entidad, quienes aspiran a que, durante el primer semestre de este 2021 el color, si cambia, sea para verde y no para rojo. Retroceder a semáforo naranja o rojo, ineludiblemente que sería la muerte para una gran parte de las pequeñas y medianas empresas que hoy se encuentran, apenas, en una incipiente recuperación.

Pero ¿qué significa el semáforo amarillo para los negocios locales durante el primer semestre de este año? Prácticamente la vida. Y la explicación está en los gatos de campaña que espera ayuden a reactivar la economía local. El estar en Naranja o Rojo, limitaría estos gastos en las próximas campañas.

Pero ¿en verdad que se gasta dinero en las campañas? Claro, y mucho, coinciden algunos empresarios locales. Y tienen mucha razón.

El costo de las campañas en las últimas elecciones para gobernador (2018) ha superado hasta 10 veces el tope de gastos establecidos por el INE, pero el origen de los recursos ha quedado en la opacidad.

El estudio Dinero Bajo la Mesa realizado por Mexicanos contra la Corrupción e Integralia detectó que en los últimos años aunque en el papel, el costo de las campañas puede ser austero en realidad hay gastos que no se reportan y cuyo origen es desconocido.

De acuerdo con el informe, por cada peso que los candidatos reportan ante la autoridad electoral, hay por lo menos 15 que puede provenir de fuentes de financiamiento ilegal tales como desvío de recursos públicos, empresas privadas y el crimen organizado.

“La corrupción en el financiamiento de campañas políticas es, creemos, el mayor problema de la democracia mexicana (…) el sistema de financiamiento público ha tenido una buena consecuencia al estimular la pluralidad política, pero de manera paralela ha fracasado en evitar que el dinero ilegal penetre en las campañas”, explicó Luis Carlos Ugalde, director de Integralia.

La cuantificación de gasto se hizo a través de entrevistas a profundidad a operadores políticos, gobernadores, estrategas, candidatos, asesores y funcionarios públicos.

Entre los consultados están el ex fiscal electoral Santiago Nieto, el ex aspirante presidencial Armando Ríos Piter y el extitular del SAT, Aristóteles Núñez.

¿De dónde viene el financiamiento ilegal?

Son tres las principales fuentes de financiamiento que cita el estudio: el desvío de recursos públicos, la contribución de particulares de manera ilegal y el fondeo por parte de grupos del crimen organizado.

En cuanto al desvío de recursos son varios los modus operandi que documenta el estudio tales como el uso de empresas fantasma o fachada, sobrecostos en obra pública, descuentos en nómina de funcionarios y el uso público de programas sociales.

Otro rubro detectado es el financiamiento privado ilegal que puede ser a través de la entrega de dinero en efectivo o en especie por medio de la entrega de productos que pueden ser textiles, alimentarios, cobertura en medios y difusión de encuestas.

El otro rubro es el de dinero proveniente del crimen organizado, que tiene como fin infiltrarse en posiciones dentro del gobierno.

Simplemente, para 2021, los partidos políticos en Durango cuentan con un presupuesto de 102.26 millones de pesos, cifra de la cual, 22 millones 691 mil pesos son para gastos de campañas locales.

El 22 por ciento de dinero que se entregará a los partidos políticos de Durango, emanado del Presupuesto de Egresos del Estado de Durango para el Ejercicio Fiscal 2021, se gastará en campañas, mientras que el resto será para la operatividad de estos institutos.

Ese dinero (22 millones 691 mil pesos) se repartirá entre 11 partidos, además de que hay una partida (mínima) para agrupaciones políticas.

El recurso que se entrega a los partidos se distribuye en tres rubros: Gasto Ordinario, actividades específicas y gastos de campaña y cada uno recibe cifras distintas, de acuerdo con las fórmulas correspondientes.

Empresarios locales pertenecientes a Coparmex, en base a este estudio, se calcula que en las próximas campañas podría haber una derrama de cuando menos 250 millones de pesos en la economía local, lo que, indudablemente ayudaría mucho a la reactivación económica, claro, si se mantiene el semáforo amarillo.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios