Opinión | Descanse en paz un caballero de la política, Ángel Sergio Guerrero Mier

Si se habla de convicción partidista, de lealtad, pero sobre todo de palabra, (algo que lamentablemente casi se ha extinguido hoy en día) hay que citar a Ángel Sergio Guerrero Mier, político duranguense que lamentablemente se nos adelanto en el camino ayer domingo,  Guerrero Mier gobernó el estado de Durango durante el periodo 1998-2004, y le tocó una de las etapas más difíciles del partido Revolucionario Institucional, al perder la presidencia de la República en el año 2000, con lo que se perdió la oportunidad de aprovechar la relación que tenía con el sinaloense Francisco Labastida Ochoa, a cambio de eso, le tocó lidiar con Vicente Fox Quesada, ante quien decidió guardar una “sana distancia”.

Ante ese panorama, el entonces gobernador de Durango fue uno de los fundadores de la hoy casi desaparecido y poco funcional, Conferencia Nacional de Gobernadores, la famosa CONAGO, siendo esta entidad una de las primeras en recibir a los gobernadores opositores al presidente panista, reunión celebrada en las instalaciones del club Campestre de Durango, aunque hay que recordar el peso especifico con la que surgió esta agrupación que, en su momento, fue un contrapeso real a la administración federal, ya que a pese a la tirante relación entre Fox y Guerrero Mier, los presupuestos no disminuyeron, por el contrario, fue una época en la que los excedentes petroleros marcaron el desarrollo en la mayoría de los estados, o al menos no sufrieron por las carencias que se tienen hoy con Andrés Manuel López Obrador, no en vano varios mandatarios estatales decidieron abandonar la CONAGO, incluyendo a José Aispuro Torres, gobernador de Durango en la actualidad.

Ángel Sergio Guerrero Mier gobernó en una etapa de cambios, el simple hecho de no pertenecer al partido en el poder suponía problemas económicos, revanchismo, bloqueos y todo lo que hoy si se esta dando por parte del gobierno federal, esto jamás amilanó a Guerrero Mier, tan es así que fueron contadas las ocasiones en las que recibió al presidente de la República en Durango, la relación con varios funcionarios federales y el apoyo de los integrantes del Congreso de la Unión le permitieron salir adelante en su programa de gobierno, hay que recordar que en una ocasión reunió a los integrantes de los diferentes sectores de la sociedad (incluyendo a los representantes de los medios de comunicación)  y en dos autobuses los trasladó a las instalaciones del Congreso de la Unión para solicitar un mejor presupuesto para su estado, algo que hoy impensable, pero mas que nada imposible, hoy las diputadas federales son simples “adornos” en la cámara baja, incapaces de conseguir un solo peso extra para sus representados, no obstante, a esto tienen el cinismo de querer reelegirse, cuando nadie las volvió a ver después de las campañas de hace ya casi tres años.

Guerrero Mier deja una honda huella en la sociedad duranguense, estadista, visionario y con una gran capacidad para comunicar, el ex gobernador puso la “vara muy alta” para los priistas y no priistas, caballero de la política, es reconocido por su alta sensibilidad y don de gentes, presumió siempre de su filiación partidista, lamentó la falta de identidad, convicción y compromiso de quienes hoy visten casacas verdes, azules, amarillas, naranjas, guindas y demás, descanse en paz el político, el hombre, el amigo.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios