Opinión | El Ayuntamiento y la difícil tarea de darles gusto a todos

A raíz del avance que registra la obra del túnel “El Durangueño” se desataron una ola de críticas en contra de la administración municipal, a través de las redes sociales se pudo conocer el descontento de un sector de la población por el tamaño y el diseño de este túnel que busca terminar con los accidentes en esta zona de la capital, especialmente con los atropellamientos, los cuales lamentablemente son bastante frecuentes, sin mencionar los choques y volcaduras de todo tipo de vehículos a motor.

Si bien algunos señalamientos pueden ser válidos, es evidente que esto lo están aprovechando los enemigos del alcalde, los que están a favor de nada y en contra de todo, hablan como verdaderos expertos en costos, procedimientos, resistencia de materiales, dimensiones, afluencias, y demás, cuando lo único que hay que tener de un poco de sentido común, esto es simplemente un túnel peatonal, un lugar para que la gente cruce sin peligro de un lado a otro, que por muy alta ( o ancha) que este lo va a poder hacer sin ningún problema, sin embargo ven la oportunidad perfecta (como en otras ocasiones) de hacerse notar e influir en el ánimo de la ciudadanía, a pesar de que las campañas políticas parecen lejanas, pues parce que esto es solo el principio de lo que nos espera el próximo año, en donde se renovará el Congreso local y la Cámara Baja en el Congreso de la Unión.

Y como “midiendo fuerzas” en las redes sócales,  las confrontaciones entre troles, cuentas reales, simpatizantes y los crítico acérrimos, se dieron con todo, una gran cantidad de memes, de opiniones, de burlas, de porras, comparativas, “sugerencias” y más, desde ahora este túnel adquirió una fama insospechada, ahora hay que esperar al 10 de diciembre, fecha programada para su entrega, para ver si cumple con su cometido principal, proteger la vida de los habitantes de las colonias y fraccionamientos de este lugar, que no se tengan que lamentar más muertes por atropellamiento, no obstante, como en todo, seguramente habrá quien por ahorrarse algunos pasos, va a cruzar por donde mismo, arriesgándose a formar parte de las estadísticas.

Algo más…

El pasado viernes concluyó en el Congreso del Estado, concretamente en la Comisión de Hacienda, lo que fue la presentación de los proyectos de las Leyes de Ingresos de los 39 Ayuntamientos de la entidad, fe un  “desfile” de alcaldes que ya saben lo que se les avecina para el próximo año, una reducción significativa en sus participaciones, recurso con el cual logran apenas sobrevivir la mayoría de esto, y la imposibilidad de incrementar ni un solo peso en la prestación de servicios y cobro de impuestos, situación que los llevará a “apretarse el cinturón”, frase muy escuchada en los sexenios anteriores y poco en el presente, porque hoy, a pesar de que se niega, hay y  habrá menos dinero para todo, a esto hay que agregar los problemas inherentes a una pandemia que parece no tener fin, hay quien “ruega” por qué se acabe el 2020, sin tomar en cuenta lo que se espera para el 2021, y que según parece, no será mejor.

  

Puedes comentar con Facebook