Opinión | El carácter incluyente de las elecciones 2022

Quienes nos dedicamos a la noble labor de organizar procesos electorales para renovar los cargos de representación popular, tenemos una premisa fundamental: cada elección es distinta y cada una posee características especiales. 

Hace algunos años, con el nacimiento del otrora Instituto Federal Electoral (ahora Instituto Nacional Electoral) y los organismos electorales en los estados, el gran reto y la exigencia principal era tener elecciones limpias y auténticas, en donde se respetara la voluntad de las y los ciudadanos. Pues bien, esta premisa fundamental -esencial en Democracia- ha quedado superada, habida cuenta que en la actualidad tenemos la certeza de que las y los representantes populares son electos por la ciudadanía a través de procesos electivos donde se garantiza íntegramente el derecho al voto y esos empleados públicos, que están ahí para servir a la ciudadanía, llegan con toda la legitimidad que el cargo y la responsabilidad amerita.  

De esta manera, la nueva exigencia ciudadana y que también resulta necesaria e indispensable en Democracia, es la organización de elecciones más incluyentes, en las que se asegure la participación política de los distintos grupos o sectores que conforman la sociedad, especialmente aquellos que se encuentran en alguna situación de vulnerabilidad o que históricamente se han visto desfavorecidos.    

Así, los retos de las autoridades electorales ya no solo se circunscriben a organizar procesos electorales donde el voto cuente y se cuente bien, sino que en esa función primordial, se debe asegurar la participación política y la representación de todas las expresiones que existen en un país como el nuestro, se trata entonces de transitar a una democracia electoral sustantiva, a una verdadera democracia, partiendo de la idea de que no podemos hablar de un país democrático si no se consideran a todas las  personas. 

Conscientes de esta exigencia democrática, para estas elecciones venideras -en las que se elegirá la Gubernatura del Estado y los 39 Ayuntamientos- se han considerado distintas acciones para hacer de estas elecciones las más incluyentes de la historia.  

El primer dato a destacar es el hecho de que (por primera vez) las y los ciudadanos que residen en el extranjero podrán votar para la elección de la Gubernatura; esto a través de un proceso que brinda las garantías de certeza y legalidad que exige un ejercicio de esta naturaleza. 

También, vale la pena resaltar que a partir de un acuerdo del Instituto Nacional Electoral, los partidos políticos nacionales deberán postular en al menos tres de las seis gubernaturas en juego, a candidatas del género femenino, se trata de una acción afirmativa tendente a fortalecer la participación política de este grupo históricamente vulnerado. 

Adicionalmente, para este proceso electoral, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Durango analizará y aprobará, en su caso, acciones afirmativas a favor de las mujeres y de otros grupos o sectores sociales en desventaja, tales como jóvenes, indígenas, personas con alguna discapacidad, integrantes de la comunidad LGBTTTIQ, migrantes y adultos mayores, esto para la postulación de fórmulas en los 39 Ayuntamientos del Estado.       

En suma, se trata de un proceso electoral más incluyente, que permitirá la participación a las distintas expresiones de la sociedad, considerando que la democracia se nutre con la participación de todas y de todos.   

@David_ArambulaQ

Puedes comentar con Facebook
Anuncios