Opinión | El cuarto ministro

El pasado 15 de febrero, la Comisión Federal de Competencia Económica, Cofece, emitió una opinión respecto a las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica, que fueron aprobadas por la Cámara de Diputados hace un par de días.

En ella, recomendó al Congreso no aprobar la reforma en los términos propuestos porque “podría afectar severamente el proceso de competencia y libre concurrencia en los eslabones de generación y comercialización de energía eléctrica”.

Los diputados ignoraron la recomendación de la Cofece. Remitida la reforma al Senado, todo indica que los siguientes días seguirá un curso semejante al de la Cámara de Diputados.

Por ello, lo más probable es que se vuelva a emprender una nueva controversia en cuanto la reforma a la ley sea votada por los senadores y publicada en el Diario Oficial.

Igualmente, tras su publicación, lo más probable es que haya empresas privadas que se sientan afectadas en sus derechos y promuevan amparos.

Uno de los escenarios probables es que, tras varios meses de litigios que transiten por juzgados y tribunales, al final de cuentas el tema llegue a la Suprema Corte.

Y, además, lo más probable es que, por su trascendencia, se proponga que el asunto sea discutido y votado en el Pleno.

En el caso de la Política Eléctrica propuesta el año pasado por la Secretaría de Energía, la controversia fue planteada por la Cofece el 22 de junio. La Segunda Sala de la Corte votó el tema el 3 de febrero. Es decir, el proceso previo a la votación fue de siete meses y poco más de una semana.

Si, por ejemplo, la Cofece planteara en esta ocasión su controversia en la última semana de marzo (antes de la Semana Santa), un lapso semejante llevaría la votación a noviembre.

Sin embargo, si la publicación de la reforma en el DOF se hiciera a mediados o finales de abril, no sería nada difícil que la votación en el Pleno correspondiente a este tema ocurriera en diciembre de este año o incluso en enero de 2022.

Y, para entonces, habría un nuevo ministro o ministra.

El próximo 12 de diciembre concluye su periodo en la Corte el ministro Fernando Franco, integrante de la Segunda Sala, quien fue uno de los que votaron a favor de la controversia constitucional promovida por la Cofece.

Franco ha sido un ministro liberal y procompetencia, por lo que es probable que, si se sometiera a la Corte la controversia respecto a las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica, votaría en el mismo sentido, respaldando la competencia.

Hasta ahora, la nueva administración ha nombrado tres ministros. Sabemos que la ministra Esquivel –una de ellas– votó en contra de la controversia de la Cofece. No conocemos el sentido que hubiera tenido el voto de la ministra Ríos Farjat y del ministro González Alcántara, pero no es nada remoto que hubieran sido en el mismo sentido que el de Esquivel.

El ministro presidente, Arturo Saldívar, en ocasiones ha votado a favor de las propuestas del gobierno, pero no en todos los casos. Y, también tiene inclinaciones a favor de la competencia económica. Por lo que no es seguro su voto a favor de una reforma anticompetitiva.

Los otros ministros seguramente votarían a favor de la controversia de la Cofece, por sus antecedentes y visiones. Es decir, podría darse un escenario de 8 votos a favor de la Cofece por 3 en contra… si el asunto se dirime mientras el ministro Franco siga en su cargo.

Pero si la votación ocurre después de su salida, un ministro

Puedes comentar con Facebook