Opinión | El gansito turuleco

-Había una vez un avión, que siempre quería volar… Había una vez un avión, que siempre quería volar; y bajaba y subía… Y bajaba y subía y al cielo quería llegar…-; jaja ¿Y ahora qué traes mendigo Parásito? De dónde sacaste esa cancioncita…; – pues nunca fuiste niño we ¿O qué? -. ¡Ah mira! Que infantil estás. – Pues Simona la Rifadora pinche Tío Lucas; con eso de que ya pasó la rifa del avión “prejidenjial” pues ya vamos a descansar un rato…-; que inocente me saliste Mequetrefe.

De verdad ¿Tú crees que con eso de la rifa ya se terminó el “chou” nuestro de cada día? Sí me dices que sí, neta que comenzaré a ver la manera de deshacerme de ti…; – no pues no digas que solamente por eso, porque siempre me andas queriendo intimidar con eso de que te desharás de mí; pero deja te digo que aunque quieras, no lo vas a poder hacer; así que, vete con tus chantajes a otro lado -. Mendigo Haragán, creo que por eso siempre te encajas con tus barbaridades.  – Agüelita soy tu nieto consentido -.

Pues allá tú si crees que pasada la fecha del teatro de la rifa del avión se acabará, el espectáculo y, además, serás muy… Inocente si crees que con eso se estará terminando la corrupción; sin embargo, le creas o no, los problemas más preocupantes son bastantes y que, como ya se le hizo costumbre, encontrará uno o dos o tres asuntos, como dicen algunos boletines de nuestros amigos de la Fiscalía, baladíes; dichos pretextos van a seguir sirviendo para poder mantener alejados a aquellos incautos que siguen creyendo que el Príncipe de Macuspana es la escalera al Paraíso.

– Oye we, en serio crees que vamos a tener que seguir aguantando cosas como las del avión…-; claro Zángano. Lo del avión le funcionó como mero acto circense; nos ha ido aclarando poco a poco que es un experto en el “show business”…; – en el qué we…-; en el show del espectáculo. El avión le dio muy bien para mantener entretenidos a propios y extraños. Unos para aplaudir y creer que en realidad el avión es la viva imagen de la corrupción y los otros para cuestionar la manera tan ruin en que se la ha pasado engañando a los unos y tratando de engañarnos a los otros.

– Oye pero la neta con ese avión si se mancharon los otros we…-; pues suponiendo sin conceder que efectivamente el avión es el diablo, realmente no todo en las administraciones anteriores giraba en torno al avión, como en esta sí ha girado  ¿Que hubo excesos? Claro que los hubo y también muchos levantamos la voz.

Insisto en que uno de los tantos problemas que arroja toda esta parafernalia gubernamental, es que cada vez sus formas para cumplir sus caprichos son muy raras, rayanas en lo absurdo. – ¿Por qué pelochas? -. Pues con este circo que presentó durante meses del avión, anunciaba con bombo y platillo que todas las ganancias serían destinadas al Sector Salud, sobre todo porque las lacras de sexenios pasados, arruinaron todo a su paso y es menester recatar un rubro que ni con la rifa de diez aviones va a sacar a flote.

Sin embargo, creo que muchos nos dimos cuenta que el principal comprador de los billetes de lotería fue el mismo Gobierno Federal, quien destinó casi 24 millones…; – ¿De pesos?…-; de dólares, y todo para seguir en la escena disfrazado de engañabobos, que los hay por montones aún, y que los reflectores no estuvieran dirigidos hacia lo verdaderamente preocupante.

Sigue habiendo altos índices de inseguridad, el problema de la pandemia arroja más de 70 mil muertes, cuando desde hace meses ha asegurado que la pandemia se domó y que “vamos bien”; ha recortado recursos en diversas dependencias como jardinero corta el pasto del jardín;  ha destinado millones a lo que el apuesta sean sus magnas obras, como el Aeropuerto Felipe Ángeles, El Tren Maya y la refinería Dos Bocas, aunque la realidad lo alcanzará en unos años.

Ha sido un repetidor incansable de ser un paladín en la lucha contra la corrupción; sin embargo en tratándose de el acto en donde su hermano y una cuñada aparecen, baja el telón. Estas son tan sólo algunas de las razones por las cuales su “popularidad” comienza a irse a pique, aunque él y sus fieles aplaudidores traigan otros datos.

Cierto es mi estimado Alter, que en su lucha contra la corrupción y su afán obsesivo de la austeridad republicana, el tema del avión le cayó como anillo al dedo; por lo tanto va a tener que enredar nuevamente otra “ideota” que le permita tener al respetable al filo de las butacas, con ese rayito de esperanza de poder recibir algo de lo recuperado en su lucha anticorrupción sin mayor esfuerzo que acudir a un expendió de lotería y malgastar lo que quizás les podría para sobrevivir una semana.

– Oye cabeza de aceituna; qué bueno que no compraste un boleto de lotería…-; ¡Ah caray! Y eso por qué…; – porque “primero los pobres”, si hubieras ganado 20 ya no serías pobre y, en automático te convertías en uno de sus adversarios y seguro te mandaría congelar tus cuentas como lo ha hecho con todos los que cree que representan un peligro para su “proyecto” si es que lo tiene -. Cómo dices babosadas we, ya vámonos. – ¿Me dejas cantar una canción infantil?…-; dale.

– ¡El gansito, turuleco! Es un caso singular ¡El gansito, turuleco! Está loco de verdad…-; mendigo haragán ya vámonos.

Puedes comentar con Facebook