Opinión | El gigante se tambalea

El proceso electoral de Estados Unidos se ve inmerso en complejas problemáticas que hace que el poderoso gigante se tambalee. No solo es la guerra comercial que preocupa a los grandes capitalistas estadounidenses. Son los escenarios de confrontación que Donald Trump abrió en arranques de fanfarronería.

El señor Trump, parece que cada día es un tigre “molacho” que insiste en dar mordidas para hacer cosquillas, quizá el impacto de sus escenarios de riesgo lo estén trastornando. Sus frentes al interior son verdaderamente preocupantes, y si no, veamos:

La costa oeste de estados unidos arde de California a Washington. No solo amenazan los asentamientos humanos que obliga a poner a resguardo a miles de personas, los humos contaminantes ya se extienden a la costa oeste.

Las pérdidas incalculables. Miles de recursos forestales, agrícolas y ecológicos, consumidos por el fuego, lo mismo que casas habitación, negocios, escuelas, y mucho más, a lo cual deberá hacer frente el gobierno de Trump.

Agreguemos la protesta urbana desbordada, saqueos, enfrentamientos, la violencia policiaca y más gente afroamericana muerta. Un grave problema que el gobierno de Trump no ha podido controlar ni con la guardia nacional. La protesta crece.

El desempleo golpea fuerte, miles de personas en condición de calle debido a que las familias no pueden pagar la hipoteca. Esto contrae la economía interna y detiene el crecimiento económico.

Se presume que la indignación por la muerte de ciudadanos americanos de color se está capitalizando por intereses políticos, al respecto, formulamos dos escenarios hipotéticos:

1.- Pudieran los demócratas alentar la violencia para debilitar la candidatura de Donald Trump, esto hace que previo a las elecciones, las protestas se extiendan con todo lo que significa. Podría ser jugada sucia, pero en la lucha por el poder se vale de todo.

2.- Que sea el mismo Donald Trump, esté detrás de las protestas: una jugada para que crezca la abstención en los hispanos y la gente de color. Donal Trump sabe que ése voto lo tiene en contra, si hay abstención equilibra la balanza electoral, ya que su voto duro es inamovible. Una cosa es cierta, la protesta va a tener consecuencias político-electorales a poco más de un mes para las elecciones.

Otro escenario difícil es la pandemia; Estados Unidos el país con impresionantes recursos científicos y tecnológicos, pero no ha podido controlar la pandemia que ya ha cobrado doscientas mil vidas y millones de casos confirmados que podrían complicar más el sistema de salud, la economía y la educación.

Lo más lamentable es que el presidente Trump, tratado de engañar a los ciudadanos, toma placebos, intentando convencer que hay medicamentos que curan los efectos del Covid. Las señales contradictorias sobre la movilidad social, se relajan las medidas para luego volver a endurecerse, presionan empresarios y comerciantes para volver a la normalidad o de manera restringida y reactivar sus actividades. Todo esto hace que no disminuye la pandemia y que en estados donde está superada pudiera haber rebrotes.

Con estas problemáticas que no tienen calculados los costos sociales, políticos, económicos, a estados unidos se le debilitan las piernas, se convierte en el gigante con piernas de plastilina. O no.

Puedes comentar con Facebook