Opinión | El horno no está para bollos

Por Jesús Nevárez

En un entorno por demás complicado por la pandemia, los movimientos de inconformidad por los resultados del proceso interno para la elección de candidaturas de Morena, pasan a segundo término. 

Los aspirantes a candidatos que no resultaron electos, hacen bloque para lanzarse contra Morena y contra el presidente López Obrador. Difunden una catástrofe en el Movimiento de Reconstrucción Nacional y hasta en el proyecto de la 4T. Estos aspirantes no electos, pasan a coincidir en el golpeteo con la derecha. Todo parece indicar que el soporte popular no les da como para crear la crisis que pretenden, pero al igual que la derecha, seguirán atacando a Morena.  

Por supuesto, parten de una concepción mesiánica, ellos deben ser los candidatos, por encima de todo y de todos, de lo contrario, todo será un fracaso. Casi dicen que el futuro de la humanidad depende de ellos. 

 Invocan democracia, legalidad, honestidad y muchas cosas más, de acuerdo a su interpretación de un proceso que no les favoreció, y no “haya sido como haya sido”, la comisión nacional de elecciones ha expresado sus argumentos, el dirigente nacional de Morena también, incluso el presidente López Obrador, si se declaran en rebeldía los aspirantes perdedores, están en todo su derecho. 

Los pretensos candidatos no electos, aseguran tener el pueblo a su favor, entonces no vemos cual sea su problema. El PRD ya ofreció la candidatura a la señora Susana Harp, de Quintana Roo,”ni tarda ni perezosa” debe aceptar y darle una tunda electoral a Morena. 

En Durango, el Doctor José Ramón Enríquez, quien asegura tener el apoyo mayoritario de los ciudadanos, debería evitar desgastes como el de la caravana, que hasta la asaltaron en Fresnillo, según se dio a conocer en Redes y no se ha desmentido. 

Si bien, todo parece indicar que no prosperó el intento del Doctor Enríquez de regresarse a Movimiento Ciudadano (MC), no está nada perdido, puede ser candidato independiente y mover el gran bloque ciudadano que asegura tener, y demostrarle a Morena que no lo necesita para ser gobernador. 

Y mientras se escuchan las imprecaciones y denuestos; la Señora Marina Vitela, bien arropada por Morena tanto a nivel local como nacional, prepara su campaña, visitando grupos y rodeada de personajes vario pintos: desde grupos de chavos que prometen mucho para implementar una campaña a nivel de jóvenes, o caras de políticos, según esto de izquierda, que tienen más de cuarenta años de nómina en nómina, o personajes pintorescos, expulsados de su gremio por traición a los trabajadores. Como dicen por ahí, “de todo hay en la viña del señor”. 

Esteban Villegas gana la partida al reunir una nada despreciable cantidad de militantes del PRI, lo acompañaron para registrase como pre candidato, ganó el tirón y enseñó músculo, pero hay grupos y personajes fuertes al interior de su partido que no lo quieren, lo cual no obstante tener gente de base en el estado, no tiene seguro nada. 

En el PAN aún no hay definiciones, “qué si será limón, o será sandía, o la vieja del otro día”. Hay resistencia a aceptar un candidato del PRI, y hasta el riesgo de romper la alianza e irse solos a la contienda, lo cual, desde nuestro punto de vista, sería una derrota anunciada. La pregunta es si respetarán la encuesta interna para la elección de la candidatura, entre la propuesta de ellos y la del PRI 

Así las cosas, a la gente le importa un comino la política, la atención se centra en cuidarse y no contraer COVID, porque el horno no está para bollos. O no.  

 

PD. Deseamos pronta recuperación al senador Gonzalo Yáñez, y al diputado Ismael Hernández que contrajeron COVID.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios