Opinión | El hundimiento del empleo formal

En marzo de 2020, el último mes antes de que se desatara la crisis por la pandemia, el Instituto Mexicano del Seguro Social registraba 20,482,943 puestos de trabajo. Aunque éstos no son los únicos que cuentan como empleo formal, pues hay otros institutos donde están adscritos los trabajadores del sector público, la cifra del IMSS, siendo por mucho la más elevada, se toma como el indicador de empleo en el sector. Por cierto, muchos otros millones de mexicanos se ven obligados a buscar la vida en el sector informal, pero ellos son mayormente ignorados en los discursos oficiales.

Desde el inicio del cierre de empresas por la pandemia, el empleo formal comenzó a caer en picada, de tal forma que para julio ya se habían perdido cerca de un millón de puestos de trabajo de acuerdo al IMSS. El gobierno trató de tranquilizar a la población asegurando, primero, que se iban a crear dos millones de empleos tras la adopción de ciertas políticas públicas. Tras la obvia incredulidad de los mexicanos, la siguiente promesa bajó de tono para asegurar que la economía iba a rebotar como en una “V” y que eso restauraría pronto el nivel de empleo.

Este marzo de 2021, un año después del inicio de la pandemia, el IMSS registró 20,025,709 puestos de trabajo; es decir, 457 mil puestos menos que en marzo de 2020. En este espacio se predijo que algo así pasaría si no se adoptaba un programa amplio de estímulos fiscales para las pequeñas y medianas empresas. Y dicho y hecho, la pandemia trajo consigo el cierre de cerca de un millón de ellas. Con ese suceso dramático concluyó el cuento de la “V”.   

Más aún, para un diagnóstico correcto de la situación laboral no debe compararse la cifra actual de empleos con la cifra de hace un año. Esto porque mes a mes tratan de incorporarse al sector formal decenas de miles de nuevos trabajadores. Aunque el porcentaje de éxito no es muy alto, por desgracia, y menos ahora debido a la crisis económica.

El procedimiento correcto es estimar el número de empleos formales que se hubieran tenido de no haber habido pandemia y compararlo con lo que sucedió en realidad. Para tal estimación pueden emplearse los datos mensuales que hace públicos el IMSS, los cuales van desde agosto de 1997 hasta marzo de 2020 y están disponibles para cada entidad federativa. Este articulista utilizó esos datos para modelar las correspondientes 32 series temporales, considerando su tendencia y estacionalidad.

Una vez hecho lo anterior, el que escribe pronosticó la cantidad de empleos que se hubiera tenido en cada estado de no haber habido pandemia. Los resultados así encontrados son muy interesantes a nivel estatal y se comentarán en una semana. Pero hoy lo importante es dar la cifra que resultó para toda la nación: sin pandemia, el número estimado de empleos para marzo de este año sería 20,774,213. Así pues, en este momento el déficit no es del orden de 457 mil, sino más bien de 750 mil puestos de trabajo.

Vaya reto, ¡tres cuartos de millón de empleos! Con el añadido de que mes a mes, si no se alcanza la meta, hay que añadirle 25 mil empleos más.

Profesor del Tecnológico de Monterrey

Puedes comentar con Facebook