Opinión | El machismo en la 4T

A pesar de ser el actual gabinete con un mayor número de mujeres de la historia, en la 4T no tienen interlocución con las mujeres mexicanas. Las causas de las mujeres siempre están en segundo plano, detrás de los proyectos del presidente.

López Obrador ha demostrado, desde que asumió la primera magistratura que el tema de género le incomoda. Dice estar contra la violencia a las mujeres, pero deja sin presupuesto a las dependencias encargadas de combatirla.

Durante los primeros meses de la pandemia, las menciones sobre el movimiento feminista en la conferencia matutina disminuyeron drásticamente. Aseveró que en México no tendríamos un aumento de casos de violencia doméstica derivado del confinamiento y que el 90% de las llamadas de emergencia reportando casos eran falsas.

El discurso de AMLO ha sido decir que en realidad él apoya la igualdad de género al tener cerca de la mitad de mujeres liderando secretarías, y afirmar que el movimiento feminista ahora es utilizado por grupos conservadores para atacarlo.

Estos últimos días hemos sido testigos, otra vez, de cómo el machismo institucionalizado y la violencia de género vuelven a ser desafortunadamente, tema de discusión pública.

Desde su llegada a la administración del país, la cuarta transformación no ha sido capaz o no ha decidido ser ese agente cohesionador que encuentre temas comunes dentro de la sociedad y los colectivos feministas como, el feminicidio, o la impartición pronta y expedita de justicia real, sin revictimización ni parcialidad. Más bien se ha encargado de criminalizar y objetivar movilizaciones radicales de grupos feministas que deciden hacerse escuchar mediante la destrucción de la propiedad.

La decisión a la que fue obligado Morena de retirar la candidatura de Félix Salgado Macedonio al gobierno del estado de Guerrero –a pesar del abierto e incondicional apoyo político y material del presidente López Obrador, ha resultado alentadora para el movimiento feminista mexicano, en las vísperas de la conmemoración del día internacional de la mujer. Aunque, no se pueden dar el lujo de bajar la guardia, toda vez que la dirigencia de MORENA no le retiró sus derechos políticos al controvertido ex candidato.

Sugerir que el movimiento feminista es conservador y malinchista sólo confirma su desprecio a la igualdad de la mujer y la visión de un gobierno misógino que entiende la discriminación como algo natural e inevitable propia del género.

Esa fue la razón por la que hace un año, miles de mujeres salieron a las calles de todo el país no sólo a exigir el respeto a sus derechos políticos, sociales y económicos, sino también a frenar la violencia feminicida y garantizar un entorno libre de agresión.

Un gobierno que enarboló la bandera del hartazgo social y que demandó un cambio en toda la extensión de la palabra no se puede permitir actitudes que atentan en contra de la equidad de género.

Las batallas que enfrentan los movimientos feministas contra el poder en todo el mundo no son promovidos por el conservadurismo, son expresiones progresistas, las cuales, a esta altura no sorprenden, este gobierno les ha dado la espalda.

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios