Opinión | El papel de los nuevos partidos políticos

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió otorgar el registro como partidos políticos nacionales a las organizaciones Redes Sociales Progresistas, ligada a Elba Esther Gordillo; Fuerza Social por México, relacionada con el dirigente obrero Pedro Haces, y Encuentro Solidario, antes Encuentro Social, agrupaciones que han mostrado simpatía con el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al Partido Encuentro Solidario (antes Partido Encuentro Social) se le confirmó el registro otorgado por el INE, en septiembre pasado.

A ese partido se le demostró que en algunas asambleas realizadas como parte del requisito para ser instituto político tuvieron participación de ministros de culto. El magistrado José Luis Vargas Valdez consideró que si de 240 asambleas que efectuó el PES, 13 ministros de culto participaron en siete de éstas, eso no es un factor determinante para hablar de intervención de la Iglesia; solo le faltó agregar que son ciudadanos mexicanos y tienen el derecho humano a la libre asociación.

Igualmente, la Sala Superior revocó la negativa del INE de otorgar el registro a la organización Redes Sociales Progresistas, ligada a la exlideresa magisterial Elba Esther Gordillo Morales, quien a decir de su amigo Julián Salvador, la maestra se ha mantenido al margen, dejando a su yerno usufructuar su nombre.

Por mayoría, el tribunal ordenó al INE elaborar una nueva resolución para otorgar el registro como partido político a Redes Sociales Progresistas (RSP), con lo cual recobra fuerza la presencia de Hugo Rosales Badillo en su intento de ser ahora un actor político y no como consultor.

La discusión se centró en asambleas estatales llevadas a cabo en Morelos, Chiapas, Ciudad de México, Durango, Guerrero, Puebla, Sinaloa, Tabasco, Veracruz y Yucatán, las cuales fueron canceladas por el INE, con lo cual se justificó que en consecuencia no alcanzaba ya el requisito de asambleas mínimas para lograr el registro.

El tribunal consideró que no se demostró que la organización otorgara aportaciones en especie o económicas para que la gente asistiera a las asambleas y en consecuencia fuera afiliada. En el caso de nuestra entidad se pudo dar cuenta de que mucha gente fue llevada con engaños, diciendo que la movilizaron para un mítin del Dr. Enríquez (entonces candidato a alcalde de Durango), pero tampoco fue determinante para declararla nula.

En el caso de Fuerza Social por México, ligado al líder sindical Pedro Haces Barba, también se le revocó la negativa del INE de reconocerlo como partido político.

La negativa fue mayormente porque se alegó intervención gremial, lo cual para el Tribunal Electoral, no quedó acreditado, a pesar de que en la asamblea de Durango aparece a cuadro el líder estatal de la CATEM y la dirigente del sindicato de trabajadores del Gobierno Municipal de Durango; en conclusión, tampoco fue determinante.

Al que sí se le mantuvo la negativa de registro fue a Grupo Social Promotor de México, que anteriormente fue el Partido Nueva Alianza. En este caso, la Sala Superior consideró que sí se tuvo una intervención gremial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), organización que está más que pagada en que AMLO haya dejado que continuara el clan de Juan Díaz de la Torre a través de Alfonso Cepeda.

No nos hagamos bolas, una vez más, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación muestra su condescendencia hacia con el poder presidencial en México, la jugada es buena para los intereses de la 4T, pues con tantos partidos políticos en la boleta se fraccionan las preferencias electorales y se dispersa la votación ante una eventual alianza entre el PAN, PRD, PRI y Movimiento Ciudadano; además, con los ‘pluris’ que logren alcanzar los nuevos partidos, se suman a los deseos legislativos de López Obrador.

Puedes comentar con Facebook