Opinión | El Presidente visita la comarca lagunera

Quiero iniciar este artículo de opinión, a la manera de mi tiempo estudiantil, de cuando fui tribunicio y expresaba mi pensamiento político en la forma clásica del discurso. En este orden explicativo, voy a comentar la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la comarca lagunera. Así pues, como exordio quiero citar esta reflexión política del presidente: “Yo me veo pequeño, pero no estoy acomplejado. Soy republicano. El poder es humildad. Estos parecían reyes, miren los lujos que se daban. Habiendo tanta pobreza, esto es un insulto. Este avión lo vamos a rifar el 15 de septiembre; y lo que se obtenga, se va a utilizar para comprar equipo médico y atender al pueblo. Compra tu cachito, hagamos historia”.

Así pues, puestos en la perspectiva del pensamiento republicano del presidente y para que se entienda bien el tiempo político que estamos viviendo los mexicanos al finalizar la segunda década del siglo XXI; voy a comentar mi percepción sobre la visita presidencial a la comarca lagunera. Por lo que respecta al Estado de Durango, nuestra Región Lagunera, es el polo de desarrollo industrial más importante; sin embargo, también tiene sus rezagos, carencias y desafíos a superar, como es el caso del problema del agua para uso doméstico, pues dada la profundidad de su extracción, está contaminada con arsénico y plomo; por ello, esta demanda de los habitantes de la metrópoli lagunera, requiere ser atendida para preservar la salud de su gente. Por eso saludamos con beneplácito el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador, de dejar resuelto este problema, antes de terminar su gobierno. En este sentido; para que no nos quede duda a los duranguenses y por encima de la desinformación tendenciosa, voy a citar las palabras del propio presidente “Tengo el compromiso de resolver lo del abasto del agua para que haya agua limpia saludable en la laguna y vamos a invertir. La federación va a destinar los recursos. Ya está aprobado el proyecto; desde luego tiene que ser el esfuerzo conjunto del pueblo, de los empresarios. Los gobernadores nos están ayudando muchísimo porque necesitamos tener los derechos de agua, hacer las obras de infraestructura; pero el compromiso es de que antes de que termine nuestro gobierno va a haber agua limpia para Torreón, para Gómez Palacio, para Lerdo, para toda esta comarca lagunera”.

Quiero decir aquí, que estoy pendiente, no solo de las conferencias circulares matutinas del presidente; sino también de cada una de sus giras por las entidades y regiones de la República, a fin de conocer el pulso político de todos los gobernantes de nuestro México. El gobernador de Coahuila, con timbre de orgullo resaltó la participación de tres destacados coahuilenses en las grandes transformaciones históricas de México; en especial se refirió a Miguel Ramos Arizpe, el padre del federalismo mexicano. Pero cabe recordar también, que en Tamazula, Durango, nació el primer presidente del estado federal mexicano. Este gran insurgente que combatió al lado de Morelos y que escribió en las páginas de la historia nacional el nombre de Durango.

Finalmente, quiero expresar estas reflexiones: Durango es el Estado norteño más rezagado en el desarrollo de nuestro país. Hasta donde recuerdo, sólo tres presidentes han impulsado el progreso de nuestro Estado: Lázaro Cárdenas, Adolfo López Mateos y Luis Echeverría – en otra colaboración explicaré en qué consistió el apoyo de estos presidentes-. Por ahora, quiero decir a los duranguenses, por encima de ideologías y de intereses partidistas, que entiendo la actitud apremiante del gobernador Aispuro al expresar en la conferencia de Torreón, Coahuila, estas palabras “Señor presidente, su presencia en la región, es motivo de alegría porque nos genera la expectativa de mejorar la calidad de vida de sus habitantes a través de diversos proyectos. Usted sabe que para defender los intereses de los duranguenses, soy un gobernador terco en la lucha, en la gestión, para buscar que Durango tenga mejores oportunidades de desarrollo. Pero también confío en que juntos vamos a lograr que Durango tenga las oportunidades que históricamente en la federación le han negado. Tenemos confianza, que en su gobierno las cosas van a cambiar y los duranguenses vamos a mejorar nuestra calidad de vida”. Por mi parte, como ciudadano duranguense, me permito compartir respetuosamente, la siguiente reflexión con el gobernador José Rosas Aispuro: En las relaciones institucionales del poder del Estado Federal mexicano, la primera línea de acción es la gestión personal y directa que usted tiene como gobernador y que el pueblo duranguense le confirió en las urnas; la segunda línea del poder de gestión gubernativa, es la Conferencia Nacional de Gobernadores, que es una instancia legitimada por la institucionalidad jurídica y política de nuestro sistema Constitucional. Sería insensato descalificar su gobierno; como lo sería descalificar el gobierno legítimo del presidente, que gobierna para todos los mexicanos.

Puedes comentar con Facebook