Opinión | El valor de las obras hidráulicas de la administración municipal

Juan Carlos Chávez

En los últimos días, el presidente municipal Jorge Salum del Palacio ha realizado una serie de entregas relacionadas con la infraestructura hidráulica de esta capital, obras que -como bien se sabe- no se ven, y de no ser porque se presentan, tal vez nunca se conocerían, aunque los beneficios que dejan son los que a final de cuentas los sienten los habitantes de las colonias y fraccionamientos de una ciudad cada vez más grande y demandante de algo que a últimas fechas se ha convertido en un preciado bien, el agua potable.

Basta con ver los noticieros nacionales, las redes sociales y las diferentes plataformas para enterarnos de las serias dificultades que enfrentan los habitantes del estado de Nuevo León, concretamente de su capital Monterrey y la zona conurbada, por la falta de este líquido vital para el ser humano, las autoridades de esta entidad han tenido que llevar agua a través de cientos de pipas y siguen a la espera de que las lluvias empiecen a llenar sus presas para tener la esperanza de que van a contar con agua de manera normal, aunque en realidad esa normalidad será cada vez con una menor disposición de agua, porque poco a poco se agota, no solo en Nuevo León, sino en el mundo entero.

Son varios los “memes” que se han hecho a costa del joven e inexperto gobernador Samuel García de esa entidad, por la manera en la que responde a los ciudadanos y por sus planes para llevar agua a sus gobernados, en realidad este problema le ha traído serios dolores de cabeza y no se ve la forma en la que resuelva esta demanda en un corto plazo, y como la “raza” no perdona, ya se traen “de bajada” a los regiomontanos por la escasez de agua en esa ciudad del norte del país, y aunque se toma a broma, la situación es bastante seria.

Con estos antecedentes, las mencionadas obras del alcalde Salum, cobran especial relevancia, una de las más importantes y que realmente nadie las había podido -o querido hacer- es la sustitución integral de las tuberías de varios asentamientos, en donde lo obsoleto de las redes provocaban un severo y triste desperdicio de agua, fraccionamientos como el Huizache, Canelas, Guadalupe Victoria Infonavit, los Remedios y algunos otros recibieron este beneficio, con trabajos en donde, como ya se mencionó, son invisibles para quienes no viven ahí, pues solo los vecinos se dieron cuenta de que los trabajadores realizaron estas obras que, en estos tiempos si son de aplaudir, evitar que se desperdicie el agua hoy en día reviste una importancia superlativa.

Pero no solo esto, Aguas del Municipio se dio a la tarea de relocalizar o reubicar tres pozos que por diversos programas dejaron de dotar de agua a los vecinos de un considerable numero de colonias y fraccionamientos, labor con la que ahora, los beneficiarios cuentan con mas agua y de mejor calidad, en Durango aún hay quien se da el lujo de no tener una cisterna, la presión del agua alcanza para llenar sus tinacos, cuando en lugares como la fronteriza Ciudad Juárez, desde hace meses dejaron de gozar de este privilegio, incluyendo los fraccionamientos residenciales, de ahí el reconocimiento a la labor de la administración que encabeza Jorge Salum del Palacio, ahora, corresponde a los duranguenses cuidar de esta agua que se hace llegar a sus viviendas, por el bien de las futuras generaciones.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
17
Shares
Related Posts