Opinión | El virus de la desigualdad (Parte 3)

Sin duda el tema económico de la semana fue la presentación de los resultados de la Auditoría Superior de la Federación de la Cuenta Pública 2019, sin duda es necesario realizar un análisis como el que se hace en este espacio año con año, sin embargo, es necesario, por un lado, terminar la presentación del “El virus de la desigualdad” y por otro lado, dejar pasar unos días más para que la euforia política disminuya.

Año con año Oxfam publica un nuevo estudio al mismo tiempo que se lleva a cabo el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Oxfam es una confederación internacional de 20 organizaciones que trabajan junto a organizaciones socias y comunidades locales en más de 90 países (https://www.oxfam.org/es). Hace cuatro años se publicó en este espacio un estudio titulado “Una economía para el 99%”; tres años atrás se dio a conocer la publicación denominada “Premiar el trabajo, no la riqueza”, mientras que hace dos años se dio a conocer el estudio “¿Bienestar público o beneficio privado?”; por su parte el hace un año se escribió con relación al estudio titulado “Tiempo para el Cuidado” en el cual se analiza dos problemas económicos de gran relevancia: la desigualdad y el trabajo no remunerado. En esta ocasión la investigación se titula “El virus de la desigualdad” y como era de esperarse los datos son devastadores.

La actual crisis del coronavirus hace que el gasto público sea aún más necesario pero, al mismo tiempo, los impactos económicos de la crisis repercuten muy negativamente en los presupuestos públicos, especialmente en los países de renta baja. Por otro lado, los ingresos fiscales se han derrumbado. El FMI calcula que, en África subsahariana, la caída de los ingresos en 2020 respecto a 2019 corresponde, en promedio, al 2.6% del PIB. Oxfam estima que América Latina ha perdido 113 mil 400 millones de dólares de ingresos fiscales en 2020, una cifra equivalente al 59% del gasto público en salud de toda la región.

A nivel mundial, 740 millones de mujeres trabajan en la economía informal y, durante el primer mes de la pandemia, sus ingresos se redujeron en un 60%, una pérdida equivalente a más de 396 mil millones de dólares. Además, el desempleo derivado de la pandemia también está afectando desproporcionadamente a las mujeres, sobre todo porque las medidas de confinamiento y distanciamiento social han afectado principalmente al sector de los servicios, por ejemplo el turismo, en los que las mujeres ocupan un elevado porcentaje.

En México, una de las pocas economías emergentes que aún no ha puesto en marcha programas adicionales específicos para apoyar a las personas en situación de pobreza frente a la pandemia, el 21% de las mujeres que trabajaban en el sector informal había perdido su empleo en mayo de 2020, frente al 15% de los hombres en el mismo sector. Algunos datos señalan que los grupos raciales, que suelen tener empleos más precarios y trabajar en el sector informal, también tienen más probabilidades de que su situación laboral y sus ingresos se hayan visto más afectados por la pandemia. Por ejemplo, los datos indican que, en América Latina, las personas afrodescendientes y los Pueblos Indígenas están sufriendo en mayor medida la pobreza provocada por la pandemia. En México, se estima que el porcentaje de personas indígenas que viven con menos de 5.50 dólares al día podría incrementarse en entre 5.4 y 5.7 puntos porcentuales, hasta llegar al 71%. En Brasil, el porcentaje de personas afrodescendientes e indígenas en esta situación podría incrementarse en entre 6 y 7.7 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 38%. También se estima que, en Estados Unidos, la pandemia profundizará aún más la desigualdad racial en el ámbito económico. Por ejemplo, se prevé que el índice de pobreza de la población blanca se incremente en 4,2 puntos porcentuales a causa de la pandemia, mientras que el incremento previsto entre la población negra es de 12.6 puntos porcentuales, y de 9.4 puntos porcentuales en el caso de la población latina.

campillo21@gmail.com

@ccampillo21 en twitter

Puedes comentar con Facebook