Opinión | El voto de los presos

La senadora morenista Nestora Salgado pretende, mediante una iniciativa de carácter constitucional, que los presos puedan votar.

La ex dirigente de la Policía comunitaria en Olinalá, Guerrero, y quien en su momento enfrentó acusaciones por secuestro que la mantuvieron presa, anunció que registró la propuesta de ley.

La legisladora guerrerense consideró que “es indispensable que en un Estado democrático y garante de los derechos humanos, prevalezca la dignidad de las personas y se eliminen las restricciones que impiden el goce efectivo de sus derechos”.

El artículo 38 de la Constitución establece la restricción de los derechos políticos de las personas privadas de la libertad por una sentencia condenatoria o por prisión preventiva.

Si bien el derecho al voto está reconocido como un derecho humano reconocido en tratados internacionales en los que el Estado mexicano forma parte, éste no es absoluto como pretende la legisladora de Morena.

El derecho al sufragio es una prerrogativa ciudadana, mediante la cual se incide en los temas de la cosa pública como es participar en la integración de la representación nacional; de manera que si alguien se encuentra privado del ejercicio de este derecho es porque ocasionó un daño a la integridad de su ciudad, por lo que se suspende ese derecho en tanto compurgue la pena que le fue impuesta por un juzgador mediante un debido proceso.

Quizá es natural que la senadora por morena se sienta identificada con todas aquellas personas privadas de su libertad por haber cometido un delito, pero eso no significa que se acuda a la Cámara Alta a presentar ocurrencias legislativas, que solamente dan de qué hablar en los medios de comunicación, pero que terminan por congelarse en el curso del proceso parlamentario.

Puedes comentar con Facebook